El diputado nacional Máximo Kirchner anunció este lunes que renuncia a la presidencia del bloque de legisladores del Frente de Todos en la Cámara Baja a través de una carta donde hizo públicas sus diferencias con la estrategia y el resultado obtenido por el Gobierno nacional en la negociación en el Fondo Monetario Internacional. 

A pesar de la decisión, el también presidente del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires dijo que continuará formando parte del bloque «para facilitar la tarea del Presidente y su entorno», y agregó: «Es mejor dar un paso al costado para que, de esa manera, él pueda elegir a alguien que crea en este programa del Fondo Monetario Internacional, no sólo en lo inmediato sino también mirando más allá del 10 de diciembre del 2023». 

Kirchner mostró sus diferencias con los responsables de la negociación y recordó que en las conversaciones que ha mantenido con el mandatario también le manifestó reparos «para no llegar a este resultado». 

«No aspiro a una solución mágica, sólo a una solución racional. Para algunos, señalar y proponer corregir los errores y abusos del FMI que nunca perjudican al Organismo y su burocracia, es una irresponsabilidad. Para mí lo irracional e inhumano, es no hacerlo», consideró. 

El diputado también cuestionó que «el FMI demuestra que lo importante no son las razones ya que sólo se trata de fuerza», y añadió: «Quizás su nombre debiera ser Fuerza Monetaria Internacional. Y como veo que siempre se interesan por los gastos, podrían ahorrar en economistas caros ya que para hacer lo que hacen sólo basta con gente que sepa apretar prometiendo el infierno si no se hace lo que ellos quieren». 

«Dejé los prejuicios de lado y también los agravios recibidos para conformar el Frente de Todos, no así las convicciones», expresó, y recordó que como jefe del bloque acompañó en el Congreso la renegociación de la deuda con los privados «para los que dudan de mi nivel de pragmatismo». 

Casi en simultáneo con la difusión del comunicado del diputado nacional, Alberto Fernández habló durante una entrevista en el canal c5n y negó que su salida implique un quiebre en la fuerza política. «Me dijo que se sentía mejor volviendo al llano entre los diputados, pudiendo expresar mejor su parecer en un espacio plural y amplio, con diversidad de opiniones. Inicialmente lo traté de convencer, pero después me di cuenta que era su decisión», dijo el mandatario. 

Según Fernández, el presidente del PJ bonaerense le contó que su madre y vicepresidenta de la nación, Cristina Fernández de Kirchner, no está de acuerdo con que deje la presidencia de la bancada oficialista. También afirmó que «Cristina tiene sus matices y diferencias con el Fondo. Lo sé, pero pasa que hay un punto en el que el presidente soy yo y tengo que tomar la decisión y resolverlo». 

También se refirió al tema el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien consideró que «nadie en nuestro espacio puede estar contento con el FMI, pero se hizo todo lo que se pudo hacer». «Lo que construimos fue una alternativa razonable», dijo el ministro.