Mientras la causa judicial de la mentada “Gestapo antisindical” avanza con múltiples investigaciones en la Justicia, en la ciudad de La Plata el intendente Julio Garro apuesta a operar en la agenda mediática para desviar el foco y desmarcarse del escándalo. Es que el jefe comunal es una de las principales figuras sentada en la mesa judicial bonaerense organizada para perseguir referentes sindicales durante el período de gobierno de María Eugenia Vidal.

En ese marco, mientras la controversia tomaba eco nacional, el escenario político platense dio un notable giro con la reubicación de las tomas de tierras en el centro de la escena mediática local. Situaciones como las señaladas en la región de Los Hornos y, de manera reciente, barrio Aeropuerto fueron algunos de los episodios que dominaron la agenda de la capital bonaerense.

Sin dudas, la toma del predio del ex Club de Planeadores, conocida como toma de Los Hornos, ha sido uno de los temas que ha estado en mayor circulación en los principales medios y se ha convertido en un caballo de batalla para el propio Julio Garro en materia de «lucha contra la usurpación». En las últimas semanas el propio mandatario denunció en público el «aumento de tomas» y exigió respuestas a Nación y Provincia.

«La toma de tierras ha sido un delito en aumento durante los últimos meses en la ciudad. Un incremento notorio y alarmante que nos preocupa y pone en situación de alerta», expuso Garro a través de sus redes sociales semanas atrás, un mensaje que no coincide con la situación real de la ciudad.

Según registros oficiales, entre 2020 y 2021 solo se informaron dos casos de tomas de tierras: el del mencionado ex Club de Planeadores y un predio contiguo que, dado el dominio privado, tramita ante la Justicia local.

La situación en Los Hornos logró obtener respuestas por parte del Gobierno de la provincia, pero fueron obstaculizadas por el propio Municipio de La Plata. Hasta el día de hoy, está pendiente un plan de urbanización, impulsado desde el Ministerio de Desarrollo Comunitario provincial, que prevé la generación de 68 hectáreas de lotes con servicios, 32 de parque, 23 de actividad agroecológica, 15 de recreación para organizaciones sindicales, 12 de viviendas de densidad media y 10 de calles.

Mientras Provincia avanzaba con cada uno de los pasos que requiere el proyecto, se pidió poner fecha para la aprobación del proyecto para poder ejecutar obras de infraestructura tales como red eléctrica, de agua y cloacas. Según informaron desde el Gobierno bonaerense, la gestión de Garro tiene la solicitud en sus manos desde hace meses y hasta ahora no ha bridando respuesta.

Sin ir más lejos, el intendente platense volvió a poner el tema habitacional en la esfera mediática al referirse a la creación de un «banco de tierras», donde aprovechó para volver a hacer hincapié en las usurpaciones. «Desde el municipio estamos avanzando en políticas habitacionales como la creación del Banco de Tierras. Pero necesitamos un trabajo coordinado y el acompañamiento de la Justicia. Una decisión no puede tardar años cuando en 2 días te toman un predio. No puede ser así», expresó Garro la semana pasada.

Unas de las voces desde Provincia que decidió responder a los comentarios de Garro fue la titular del Instituto Cultural bonaerense, Florencia Saintout. «A 6 años de gestión, con la ciudad con más asentamientos pero también más vivienda ociosa, es vergonzoso que el intendente Julio Garro diga que ‘estamos avanzando en la creación del banco de tierras», dijo, y agregó: «Es la Provincia, con Axel Kicillof al frente y con Andrés Larroque en el Ministerio de Desarrollo de la Comunidad, quien tomó el tema y construyó un plan de urbanización modelo para Los Hornos que está en marcha».

En tanto, mientras insiste en reforzar la mirada sobre una crisis habitacional que su propia gestión no parece dispuesta a solucionar, Garro mantiene un estricto silencio sobre el curso de la investigación judicial por la presunta red de espionaje durante el mandato de Cambiemos. Hasta el momento, el intendente parece gozar del acompañamiento mediático necesario para eludir un escándalo que mantiene en vilo al macrismo bonaerense.