Tras un prolongado silencio de diez días, la exgobernadora María Eugenia Vidal habló públicamente sobre los escandalosos videos donde se puede ver y escuchar a ministros de su gestión coordinar el armado de una mesa judicial con empresarios y agentes de la AFI para encarcelar a dirigentes gremiales. La ahora diputada nacional se desligó de responsabilidades, se victimizó, dijo que en su Gobierno «no hubo mesas judiciales» y que en ese caso en particular se trató de una «mesa de trabajo».

Tras sus declaraciones anoche en el canal LN+, funcionarios del Frente de Todos y dirigentes gremiales cuestionaron sus dichos por «negar la realidad» y no hacerse cargo de las maniobras de espionaje contra opositores y organizaciones sindicales.

La interventora de la AFI, Cristina Caamaño, quien presentó la denuncia contra la mesa judicial el 27 de diciembre en el Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal Nº 3 de La Plata, a cargo del juez Ernesto Kreplak, dijo que las declaraciones de Vidal «muestran una vez más la metodología de la Alianza Juntos/Cambiemos: negar la realidad». «Niega lo que es evidente: una Mesa Judicial en PBA similar a la Mesa Judicial que operaba a nivel federal», enfatizó.

En un tramo de la entrevista, Vidal dijo no haber tenido vínculos regulares con los extitulares de la AFI, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani. «Vidal y la AFI siempre trabajaron en coordinación. Fue ella quien indicó dónde debían instalarse las bases del Proyecto AMBA para espiar a gremios y a organizaciones políticas y sociales. La Gestapo antisindical fue parte de eso», le respondió Rodoldo Tailhade. 

El diputado nacional compartió en sus redes un fragmento de la taquigráfica de la reunión de la Bicameral de Inteligencia en la que Arribas y Majdalani «ratificaron que Vidal sabía todo, que trabajaban en conjunto y que los lugares donde debían operar las bases de espionaje ilegal en el conurbano los puso ella», resaltó.

Por su parte, el diputado nacional y presidente de la Comisión Bicameral de Inteligencia, Leopoldo Moreau, afirmó: «La primera conclusión es que Vidal mintió descaradamente. Le recomendaría que se busque mejores asesores y abogados, porque si va a decir lo que acaba de decir públicamente va a quedar muy comprometida».

Desde el sindicalismo, el secretario general de Suteba, Roberto Baradel, dijo que «el libreto de la exgobernadora llegó tarde y está mal armado». «Macri y Vidal son responsables», subrayó, y cuestionó los dichos de la diputada por la ciudad de Buenos Aires referidos a que la mesa fue de «trabajo».

El dirigente gremial se presentó el miércoles como querellante en la causa que investiga el plan antisindical y recordó que su familia estuvo «amenazada de muerte» durante las negociaciones paritarias entre los gremios docentes y el Gobierno de Vidal.

Piden la imputación a Vidal

El abogado del dirigente sindical Juan Pablo «Pata» Medina, César Albarracín, presentó hoy ante el juez federal Ernesto Kreplak un pedido para investigar e imputar a Vidal «por el armado de causas penales contra su defendido en el marco de la denominada ‘mesa judicial bonaerense'».

Entre otras cosas, Albarracín también pidió que se haga un análisis de los llamados entre Vidal y los exfuncionarios involucrados en el caso, con quienes Vidal negó tener relaciones institucionales.

Durante la entrevista, cuando fue consultada por la presencia de agentes de la AFI con sus funcionarios, Vidal esquivó la pregunta. «Eso lo va a tener que explicar la gente de la AFI en la sede judicial», respondió.

Ante esto, el letrado recordó que, además de los ministros de Trabajo e Infraestructura, Marcelo Villegas y Roberto Gigante, participaron tres agentes de la AFI de jerarquía, quienes oficiaron de coordinadores durante la reunión. Son el ex director de Asuntos Jurídicos, Juan Sebastián «Enano» De Stéfano; el ex director de Contrainteligencia de la AFI, Diego Dalmau Pereyra, y Darío Biorci, cuñado de la entonces subdirectora de la AFI, Silvia Majdalani, y quien era al momento de los hechos el jefe de Gabinete del organismo de inteligencia.