El oficialismo en el Senado logró finalmente convertir en ley las modificaciones que la semana pasada había conseguido aprobar en la Cámara Baja, en la primera victoria legislativa del Ejecutivo tras las elecciones de noviembre y el traspié durante el debate del presupuesto. 

La sesión convocada para las 15 estuvo signada por la ausencia de los senadores de Juntos por el Cambio, que decidieron no participar de la discusión por considerar que la sesión era nula. El argumento opositor se basó en que el quorum se consiguió de manera ilegítima, pasados los 30 minutos estipulados por el reglamento como plazo para alcanzar los 37 legisladores presentes. 

Poco después de que la presidenta del Senado, Cristina Fernández de Kirchner, anunciara el quorum, el presidente del bloque de Juntos por el Cambio, Alfredo Cornejo, pidió la palabra para manifestar el rechazo de su bloque a la sesión. «La sesión se constituyó pasada la media hora reglamentaria y es nula. Al solo efecto de notificarle de nuestra posición», dijo. «Somos 38, hay quorum y venimos a cumplir con nuestra obligación, que es legislar», fue la respuesta de la vicepresidenta. 

Terminada la sesión, los legisladores opositores realizaron una conferencia de prensa donde insistieron con la postura de nulidad de la sesión. El formoseño Luis Naidenoff, además, anunció que judicializarán la sesión para intentar frenar la ley. 

«Me llama la atención que algunos digan que dejar al país sin Ley de Presupuesto fue una victoria. Estoy seguro que para el país fue malísimo. En 2015, cuando entregamos el Gobierno, votamos un presupuesto con amplias facultades para el Ejecutivo en tiempo y forma», cuestionó el titular del bloque del Frente de Todos, José Mayans. 

El senador destacó los cambios realizados en el impuesto a los bienes personales, y explicó que el retraso en el quorum se debió a cuestiones técnicas con el registro de la presencia de cada senador. Además, pidió una moción para ratificar con los 37 senadores presentes la voluntad de sesionar. 

«Ellos piden la baja y estamos bajando los impuestos. Estamos beneficiando a 500.000 personas, ¿esa es la derrota?», sostuvo. «Lo mismo con el tema de ganancias, porque por no tener el presupuesto sacaron el tema de ganancias. En uno se beneficia a 500.000 contribuyentes, en otro a 1,2 millones, ¿eso es lo que quieren?», se preguntó. 

«Creo que todos podemos coincidir en que las modificaciones efectuadas por Diputados mejoran de alguna manera la ley. Actualizar por el IPC de manera anual los mínimos imponibles significa previsibilidad para los contribuyentes», dijo, por su parte, el senador rionegrino Alberto Weretilneck. 

Desde el Ministerio de Economía destacaron que la medida implica que unas 131.000 personas dejen de pagar el tributo, que pasará a tener un mínimo no imponible de 6 millones de pesos para los objetos particulares, mientras que alcanza los 30 millones de pesos para el caso de la vivienda. 

«Es una medida progresiva, sostenible y equitativa», sostuvieron desde la cartera que conduce Martín Guzmán, y agregaron: «Con dos nuevos tramos en la escala, se busca que quienes tienen mayor patrimonio contribuyan a sostener el nivel de recaudación. Se incorporan también las alícuotas diferenciales por bienes en el exterior y la facultad del Poder Ejecutivo de reducirlas en casos de repatriación».