El Gobierno nacional descartó por ahora la aplicación de nuevas medidas restrictivas frente a la suba de casos de covid-19, que este martes llegaron a los 33.902 confirmados en el día, la cifra más alta en siete meses. 

Fue el propio Alberto Fernández el que dijo que por el momento no se aplicarían nuevas medidas similares a las que se utilizaron durante el comienzo de la pandemia, en marzo de 2020, o en la segunda ola de inicios de 2021. «A todos nos preocupa», dijo el mandatario, aunque destacó que «en la medida que nos vacunemos, todo va a ser más fácil de llevar». 

En ese sentido, reconoció que el Gobierno apuesta a la continuación y profundización de la campaña de vacunación en todo el país como principal herramienta frente a la nueva oleada de contagios que se desató en diciembre. 

«Hemos hecho todo un gran esfuerzo y le doy las gracias a cada argentina, a cada argentino», porque «fueron dos años muy difíciles, los enfrentamos todos como pudimos, y creo que todos hicimos un enorme esfuerzo», sostuvo en un intercambio que mantuvo con periodistas acreditados en la Casa Rosada, con quienes compartió un breve brindis de fin de año. «Si el problema de los nuevos contagios no fue tan grave, fue porque los argentinos tuvieron la responsabilidad de vacunarse», insistió. 

A pesar de la circulación de la variante ómicron y otras ya instaladas en el país, el abrupto salto de casos de los últimos días no se condice con los números de ocupación de camas de terapia intensiva ni de fallecimientos. Aunque todavía está en estudio si las pocas hospitalizaciones se deben a características de la nueva variante o la afectación de poblaciones parcialmente inmunizadas, en varios países de Europa comenzaron a aplicar nuevos controles y restricciones frente a nuevos récords de contagios. 

En Argentina, la vacunación ya alcanza al 72 % de la población con segunda dosis, y actualmente el Gobierno nacional trabaja con las distintas jurisdicciones provinciales para apuntalar la campaña y alcanzar un mayor número de inoculaciones. En el caso de la provincia de Buenos Aires, que recientemente anunció la aplicación de un pase sanitario, la diferencia entre los vacunados con una dosis contra los que ya completaron el esquema es de poco más de 2 millones. Por otro lado, según datos del Ministerio de Salud provincial, el 82 % de las internaciones en terapia intensiva de la provincia corresponde a personas que no tienen el esquema de vacunación completo. 

Vizzotti se reúne con el Consejo Federal de Salud

La ministra de Salud de la nación sostuvo que el Gobierno estudia junto a expertos y epidemiólogos distintas estrategias frente a la suba de casos en todo el país. El miércoles encabezará una nueva reunión del Consejo Federal de Salud, que reúne a representantes de las carteras sanitarias de las distintas provincias, para analizar los pasos a seguir. 

Entre los puntos que debatirá con los representantes de las jurisdicciones, se estudia la posibilidad de habilitar la venta de autotest en farmacias y la aplicación de un sistema de diagnóstico por nexo epidemiológico para personas que hayan sido contacto estrecho de un caso positivo y tengan algún síntoma compatible con la enfermedad. En ese segundo caso, se trata de una estrategia ya utilizada por algunas jurisdicciones durante la segunda ola de covid de 2021 que busca descomprimir la fuerte demanda de los centros de testeo. 

Por otro lado, durante una entrevista radial, la funcionaria también dijo que se «analizan en forma permanente» los tiempos de aislamiento para personas contagiadas, a propósito de la reducción de ese plazo que se estableció recientemente en Estados Unidos. 

«En comparación con otras olas, el número que tenemos ahora es de menos de 1.000 personas en terapia intensiva y la cantidad de fallecidos se mantiene muy estable y baja, con lo cual el mensaje más importante que tenemos que dar es muy rápido con la campaña de vacunación y fortalecer los cuidados y estar muy atentos con las recomendaciones, porque va a hacer muy dinámico», afirmó Vizzotti.