El caso de asesinato de Lucas González por parte de la Policía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sumó nuevas evidencias que profundizan la trama de encubrimiento que desplegó la fuerza metropolitana alrededor del homicidio. La aparición de audios telefónicos en los que queda expuesto el intento de tapar el caso de gatillo fácil volvió a sacudir el caso y derivó en la detención de dos policías más, de modo que la lista de involucrados por encubrimiento ahora asciende a dieciséis.

Mientras los efectivos José Nieva, Fabián López y Gabriel Issasi permanecen procesados con prisión preventiva bajo la figura de homicidio calificado y tentativa de homicidio calificada, se suma una larga lista en la investigación por la trama de encubrimiento desplegada en la escena del hecho. En este caso, la aparición de audios telefónicos implicó al comisario inspector Daniel Santana (jefe de la Comuna 4 de la zona sur de la ciudad de Buenos Aires) y al comisario Rodolfo Ozan.

«Se mandaron un mocazo», fueron las palabras de Ozan al informar sobre la balacera que terminó con la vida de Lucas González. La conversación quedó registrada en el teléfono del comisario Fabián Du Santos, quien ya se encontraba detenido. Allí se pudieron constatar los audios en los que Ozan se compromete con sus mensajes.

«Le dije a Inca que está como subcomisario que vaya y busquen lo que tengan que buscar para justificar esto», sostiene Ozan en la llamada, y agrega: «Yo ahora lo llamo a Santana. ¿Por qué no lo llamás al ‘perro’ y le decís que venga para emprolijar esta cagada?». El «perro», según expresó el fiscal Leonel Gómez Barbella en su pedido de detenciones, es Juan Romero, comisario a cargo de la División, también detenido.

Durante las primeras horas del lunes, en tanto, se conoció el pedido del propio fiscal para detener a Ozan y Santana, quienes ahora se suman a la lista de implicados por encubrimiento. Tras conocerse las nuevas escuchas telefónicas, el repudio llegó de manera inmediata por parte de familiares y allegados de González. «Me da asco cómo quisieron encubrir todo. Andá a saber a cuántos chicos les hicieron lo mismo. Es terrible y me da una impotencia bárbara», fueron las palabras de Cinthia López, madre de Lucas, en declaraciones a C5N.

«No pueden salir a matar por usar una visera o por ser morocho. Ellos nos arruinaron la vida y van a pagar todos», dijo López, y agregó: «No me entra en la cabeza tanta maldad. Son unos enfermos. Que no se mueran, pero que vayan a la cárcel y no salgan nunca más».

Cabe recordar que el caso de González motivó una presentación judicial por parte de legisladores del Frente de Todos para investigar la presunta existencia de grupos de la Policía de la Ciudad dedicados a realizar operaciones de extorsión y cohechos, con base en la zona de la Comuna 4, que incluye el barrio de Barracas. Horacio Rodríguez Larreta decidió desmarcarse de la situación en declaraciones a la prensa brindadas este lunes, tras conocerse las dos nuevas detenciones en la causa por gatillo fácil. «Es un hecho aislado. No tenemos tenido situaciones como estas antes. Hay que ir a fondo en la investigación», expresó el jefe de Gobierno de la Ciudad.