El gobernador Axel Kicillof cerró el Congreso Extraordinario de la CTA Provincia de Buenos Aires, luego de recibir un documento donde la central obrera sintetizó su propuesta política, económica y social basada en «la soberanía, el trabajo digno y la producción sustentable». Junto al mandatario participaron el cosecretario general de la CGT, Pablo Moyano, y los secretarios generales de los gremios docentes Ctera y Suteba, Sonia Alesso y Roberto Baradel, respectivamente.

Ante un Club Atenas de La Plata colmado de congresales, delegados y dirigentes sociales y sindicales de la provincia de Buenos Aires, Kicillof señaló que «hemos usado todas las herramientas que tiene el Estado para devolverles la dignidad a las y los trabajadores». Vale remarcar que la semana pasada el Gobierno bonaerense cerró la paritaria con los gremios docentes y estatales con una suba del 54 % para todo 2021.

«Después de cuatro años muy difíciles, hemos puesto en valor nuevamente las mesas paritarias para discutir no solo el salario, sino también las condiciones de trabajo de todos los días», remarcó Kicillof, quien recibió el documento de manos de Baradel, secretario general de la CTA Buenos Aires.

Kicillof cerró el Congreso Extraordinario de la CTA bonaerense

«Hoy estamos renovando ese compromiso con un plan de seis años para transformar a la provincia en un lugar en el que se pueda vivir bien, se respeten los derechos y nuestro pueblo tenga acceso a buena educación, salud, seguridad y un futuro mejor», prosiguió Kicillof, en referencia al Programa de Reconstrucción y Transformación Provincial con el que relanzó su gestión.

Por su parte, Baradel explicó: «Debatimos en cada una de las regionales un documento estratégico donde establecemos varias líneas de políticas públicas que tiene que aplicar el Gobierno nacional y provincial en términos de trabajo, salud, vivienda y justicia». Y enfatizó: «Tenemos el compromiso de todos los compañeros de la CTA para poder estructurar la unidad real de la clase trabajadora».

Tras exponer el informe político de Baradel, Kicillof manifestó: «Lo más importante que me llevo son las conclusiones que sacaron en su congreso, para leer, para trabajar y convertir en políticas reales en toda la provincia».

Por último, Kicillof dijo que su Gobierno «está al servicio de las trabajadoras y trabajadores». «El Estado real, que está al lado del pueblo, es el que conforman los trabajadores de la provincia», resaltó. A su vez, valoró a «los empresarios genuinos, a las pymes, a los que invierten y los que dan laburo, y que jamás piden en sus medidas el ajuste. Ellos tienen en claro que el salario de los trabajadores sostiene las ventas de sus empresas», y los diferenció de «los especuladores, que la plata la tienen afuera, esos son los que no sirven».