Mientras se discuten los detalles del proyecto de presupuesto 2022 para la ciudad de La Plata, crecen los señalamientos hacia el intendente Julio Garro por la falta de transparencia en la gestión. Son reiterados los reclamos dentro del Concejo Deliberante por la falta de acceso a la información pública y el manejo de fondos para las diversas áreas municipales, que ahora vuelven a mostrar desfinanciamiento en sectores claves.

Uno de los hechos que reavivó la discordia fue la aparición de La Plata encabezando un ranking de distritos con la más baja calificación en materia de transparencia, por su bajo o nulo nivel de acceso a información económica y financiera en sus plataformas oficiales. A esto se suma la falta de datos sobre el ejercicio presupuestario en curso. La medición fue realizada por la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP).

«Me llama mucho la atención que los legisladores y concejales de Juntos, que son platenses como nosotros, hagan silencio ante la falta de explicación sobre lo que hacés, Julio [Garro], con el dinero de los contribuyentes. Defendamos los intereses de los platenses», fueron las palabras del diputado bonaerense electo, Ariel Archanco, del Frente de Todos.

En este mismo punto se pronunció la concejal platense del Frente de Todos Yanina Lamberti, quien ya ha señalado la falta de información, en especial en el marco de presentación del nuevo proyecto de presupuesto 2022. La edil señaló la dificultad para analizar los números del proyecto debido a los programas que en los últimos años se han fusionado, desaparecido o modificado. Asimismo, persisten los señalamientos acerca de la falta de explicaciones sobre la pérdida de fondos en áreas de alta delicadeza y el aumento exponencial en sectores como Coordinación o Secretaría de Gobierno.

«Yo encontré muchas cosas que me hicieron mucho ruido. Desde el principio, el presupuesto se nos fue presentado un martes y se le dio despacho un jueves, sin tiempo de analizarlo en profundidad. No tenemos acceso a una clave para monitorear los gastos públicos en tiempo real, algo que el Municipio ha incumplido desde hace años», dijo Lamberti, quien elaboró un informe de balance donde evidencia cómo ha sido el desfinanciamiento paulatino de sectores como salud y desarrollo de la comunidad desde 2019.

«Hay una base de poca transparencia para analizar el presupuesto. No tenemos información de cómo vienen siendo estos números en lo que hace a años anteriores. En primer lugar, haciendo un cálculo entre la inflación del 2021 y el 2022, debería haber un aumento presupuestario del 50 % para poder ganarle a la inflación», señaló la concejal.

Entre los cuestionamientos está el manejo de la recolección de residuos en manos de la firma ESUR, con la que La Plata mantiene contrato y que ha sido blanco de fuertes críticas. Según lo elaborado por Garro, el 40 % del presupuesto 2022 será manejado por la Secretaría de Gobierno. A su cargo está el área de barrido y recolección de residuos, tercerizada en la empresa ESUR. Un dato clave es que, por contrato, la Comuna está obligada a destinarle a la empresa una partida presupuestaria que le gane a la inflación, situación que no se da en ninguna otra área municipal.

«El pago del servicio debe ganarle a la inflación de manera automática, lo cual es muy grave tratándose de una empresa privada. ESUR recibe desde años el 25 % del presupuesto. Si vemos en municipios centrales de la provincia, como Lomas de Zamora, Bahía Blanca o Mar del Plata, la recolección de residuos recibe alrededor del 10 % y el 15 % de sus presupuestos», dijo Lamberti en diálogo con Contexto.

La propia concejal fue quien presentó un pedido de informe sobre el modo de operar por parte de ESUR, cómo se manejan esos fondos, cómo realizan sus tareas en la ciudad, cuál es la frecuencia del servicio, alcances territoriales, entre otros puntos.