El Gobierno nacional llevó adelante un relevamiento sobre doscientos puntos de venta de los alcanzados por el congelamiento de precios de productos de la canasta básica establecidos a mediados de octubre pasado, por el que detectó un cumplimiento de los valores fijados para cada producto del 90 %. 

El control realizado sobre grandes cadenas en el AMBA y el interior del país mostró además un acatamiento en los niveles de abastecimiento del 80 %, con la excepción del aceite de girasol, que tuvo apenas un nivel cercano al 55 % en el caso del abastecimiento. En las cadenas del interior del país, el cumplimiento respecto de los precios y la disponibilidad de productos fue del 75 %. 

En el caso particular del aceite de girasol, que registró un bajísimo nivel de abastecimiento, el Gobierno convocó la semana pasada a los principales representantes de la industria para analizar la situación del sector y determinar las causas del faltante. En esa reunión se acordó extender el fideicomiso del aceite, que permite a los productores recibir un subsidio por parte de los exportadores para compensar la diferencia entre el precio internacional y el doméstico. 

Respecto del cumplimiento en la oferta de aceite en los distintos puntos de venta, no hubo un diagnóstico unificado, ya que los productores dijeron cumplir con la producción y las entregas. En ese marco, la Secretaría de Comercio Interior le envió a la Cámara de la Industria Aceitera (Ciara) los resultados del relevamiento realizado para determinar los puntos en los que hubo faltantes y dilucidar si la responsabilidad estuvo en las distribuidoras y supermercados o no. 

Por otro lado, según informaron desde el organismo que conduce Roberto Feletti, comenzaron a trabajar en la constitución de una canasta de productos frescos, con el foco en la recomposición del consumo de carnes a precios accesibles. 

Una de las propuestas que baraja el secretario de Comercio con el fin de desacoplar los precios internacionales, y que en las últimas semanas generó rispideces con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas (del que depende jerárquicamente la secretaría), es la aplicación de retenciones a la carne con restricciones a la exportación para garantizar el abastecimiento interno. 

El fin de semana, en el programa Marca de Radio que se emite por La Red, Feletti sostuvo que «el año que viene va a haber una suba sostenida de precios internacionales que va a elevar el consumo global, porque las grandes economías están poniendo plata en el bolsillo de sus habitantes para que consuman y eso levanta los precios de los alimentos». «Si no hay un desacople de esos precios internacionales, no es posible sostener esta política de precios que venimos llevando adelante». 

Aunque no adelantó detalles, Gabriela Cerruti, vocera del Gobierno nacional, señaló que no hay una decisión tomada todavía, pero que los ministerios de Economía, Desarrollo Productivo, Agricultura y la Secretaría de Comercio trabajan en conjunto en posibles medidas y acuerdos con el sector. «Este Gobierno siempre prefiere primero llegar a un consenso, pero hay momentos en los que esto es imposible y hay que tomar otro tipo de medidas», dijo.