Dirigentes y organizaciones políticas repudiaron un nuevo atentado en Bahía Blanca contra un local partidario del Frente de Todos. En la mañana del martes, personal de la Brigada de Explosivos de la Policía bonaerense detonó un paquete sospechoso que apareció en la cabina de gas ubicada en la entrada del local, según informaron fuentes policiales y de Defensa Civil.

Se trató de un nuevo episodio de violencia en la ciudad del sur de la provincia contra locales partidarios y militantes políticos y sociales.

El hecho se desencadenó a partir de la llamada de un vecino al servicio de emergencias 911 para alertar por la presencia de un elemento que emitía luces y se encontraba en el interior de la cabina de gas del local que el Frente de Todos tiene en la calle Lavalle 367, a pocas cuadras del centro de la ciudad. Acudieron al lugar integrantes de Defensa Civil, personal del Comando de Patrullas, bomberos del Cuartel Central y peritos de Explosivos de la Policía de la provincia de Buenos Aires.

«Al llegar al lugar, se comprobó que en el nicho de gas se hallaba un elemento sospechoso, situación por la cual se procedió a cortar el tránsito vehicular y acordonar el sector», dijeron fuentes policiales a medios locales. «Debido a ello intervinieron integrantes de la Brigada de Explosivos de bomberos, quienes, con distintos elementos y en forma preventiva, procedieron a detonar dicho elemento», agregaron.

El operativo policial ante el objeto sospechoso.

En tanto, el director de Defensa Civil, José Luis Henríquez, informó que «se recibió un llamado por un artefacto explosivo en el local partidario cerca de las 5 de la mañana, por lo que se dispuso un amplio operativo con personal de bomberos del cuartel central». «Este supuesto explosivo fue retirado de un nicho de gas y fue colocado en una especie de cubierta para contener la explosión para detonarlo. Tenía una luz que parpadeaba y se ponía en rojo y azul, por lo que se montó un operativo importante para tratar de delimitar riesgos», agregó.

Henríquez dijo también que arribaron al local partidario «peritos y personal de explosivos de la Policía Federal para hacer una minuciosa examinación del sector, para ver si hay algún detalle de huellas o lo que pueda servir para que se esclarezca».

Repudios y reclamos a la Justicia

Federico Susbielles, referente del Frente de Todos en Bahía Blanca y presidente del Puerto de esa ciudad, advirtió que se trató del segundo hecho de este tipo en seis meses y pidió a «toda la dirigencia política» evitar «discursos de odio» que posibiliten la recurrencia de la violencia. 

«Queremos llamar nuevamente a toda la dirigencia política a que sea responsable en la forma en que damos el debate público, porque cuando elevamos los discursos de odio estas cosas lamentablemente se vuelven recurrentes», alertó a través de la red social Twitter.

El dirigente recordó los recientes ataques en Bahía Blanca de un grupo ultranacionalista católico contra la militante mapuche Olga Curipán, a quien le arrojaron una bomba incendiaria casera en su casa. A su vez, la semana pasada aparecieron panfletos intimidatorios en las inmediaciones del centro cultural de la comunidad mapuche Ruka Kimun.

«No queremos ser una sociedad que normaliza este tipo de acciones habilitadas por discursos de odio. En Bahía Blanca somos amplísima mayoría quienes queremos construir una sociedad plural, democrática e igualitaria, que viva en paz y dirima sus diferencias con la palabra», sostuvo Susbielles.

El bloque de concejales del Frente de Todos en Bahía Blanca también repudió el hecho y reclamó respuestas de la Justicia. «La violencia política nunca es el camino. Un nuevo hecho intimidatorio en uno de nuestros locales se suma a la lamentable cadena de actos impunes en nuestra ciudad», señalaron. «No podemos acostumbrarnos a estas postales que nada tienen que ver con el espíritu democrático y pacífico del conjunto de la sociedad bahiense. La Justicia debe y tiene que actuar con celeridad», concluyó el comunicado.

El 25 de mayo una bomba destrozó un local de La Cámpora.

Vale remarcar que hace seis meses unos desconocidos hicieron explotar una bomba casera en el interior de la vieja casona donde funciona el Ateneo Néstor Kirchner en Bahía Blanca, cuyo impacto provocó destrozos y rompió los vidrios de las ventanas de los departamentos aledaños.

La Justicia todavía no ha mostrado avances concretos en la investigación de este último hecho. «En mayo de este año la sede del Frente de Todos en Bahía Blanca sufrió un atentado con un artefacto explosivo, afectando edificios vecinos. No hay registro audiovisual. Pasaron 183 días, no hay avances en la causa y el hecho permanece impune», afirmó La Cámpora en un comunicado del 23 de noviembre.