El Gobierno de la provincia de Buenos Aires suscribió hoy un acuerdo paritario que amplía las licencias parentales para las y los trabajadores del Estado contratados bajo los regímenes que establecen las leyes 10.430 y 10.471.

La medida establece que las personas gestantes contarán con una nueva licencia para el cuidado del recién nacido de 45 días, que, sumada a la actual, brindará un total de 135 días, equiparando la norma establecida en el Estatuto Docente. A su vez, se podrá optar por utilizar, fraccionar o compartir con su corresponsable parental, a quien también se le extienden de 3 a 15 los días de licencia.

El anuncio fue este mediodía en el Salón Dorado de la Casa de Gobierno, en un acto que encabezó el gobernador Axel Kicillof junto con las ministras de Trabajo, Mara Ruiz Malec, y de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual, Estela Díaz; el ministro de Salud, Nicolás Kreplak; y representantes de los gremios estatales.

«Esta reunión que se da en el marco de la relación paritaria nos permite consagrar nuevos derechos para los trabajadores y las trabajadoras del Estado de la provincia de Buenos Aires», destacó Kicillof. «Había mucho que recuperar y, en medio de todas las dificultades que hemos tenido que atravesar, podemos incluso avanzar hacia nuevos derechos gracias a la lucha de los trabajadores y al diálogo con sus representantes», agregó.

Kicillof remarcó que los cambios introducidos implicarán tener un régimen de licencias «mejor, más equitativo y más inclusivo, que viene a visibilizar y reparar una desigualdad histórica». «Es un sistema más moderno, que está a la altura de las conquistas de esta época y que nos permite promover una mayor igualdad», detalló.

La iniciativa amplía también los días por adopción de 90 a un periodo de entre 120 y 180, según la edad del niño o niña; se extiende la licencia por fallecimiento del corresponsable parental, que pasa de los dos o tres días actuales a un lapso de uno a tres meses en función de los años del hijo o hija menor de edad; y se agregan 15 días para la atención de un familiar enfermo, que alcanzan así los 35 días.

Por su parte, Ruiz Malec sostuvo: «Nos propusimos no solo abordar la cuestión salarial, sino también la calidad del empleo público y la calidad de vida de las y los trabajadores del Estado». La funcionaria subrayó que la ampliación de las licencias es un «paso importante para consolidar derechos y dar un ejemplo para todos los sectores con una mirada que requiere incorporar la igualdad de género».

El nuevo régimen contempla además una licencia horaria para adaptación escolar y agrega un día para las licencias por asuntos particulares, que alcanzan así las seis jornadas en el año.

En tanto, Estela Díaz dijo que «esto que se está concretando en esta acta paritaria es una reivindicación histórica», y valoró el «enorme aporte desde el Estado y desde las organizaciones sindicales que pusieron su mirada en cada uno de estos temas, que nos cambian la vida cotidiana».

Por el lado de los sindicatos, participaron los secretarios generales provinciales de ATE, Oscar de Isasi; y de UPCN, Carlos Quintana; el secretario general de FEGEPPBA, Pedro Fernández, y el adjunto, Miguel Ángel Zubieta; además de representantes de AMRA, SSP, AEMOPBA, APLA, AMS y CICOP.

«Estamos contentos porque logramos un convenio colectivo de trabajo que nos permitirá jerarquizar y democratizar la tarea de los trabajadores y las trabajadoras del Estado», resaltó De Isasi. Por su lado, Pedro Fernández resaltó «el acto de madurez que implica el diálogo que permite, aún dentro de las diferencias, encontrar e impulsar aspectos que implican un avance para los trabajadores y las trabajadoras».