La ministra de Salud, Carla Vizzotti, y el secretario de Comercio, Roberto Feletti, dieron los detalles esta tarde del acuerdo alcanzado por el Gobierno con las cámaras que representan a los laboratorios y las farmacias para retrotraer el precio de los fármacos en todo el país al 1° de noviembre y mantenerlos estabilizados hasta el 7 de enero.

En una conferencia de prensa desde Casa Rosada donde estuvieron acompañados por representantes de las cámaras de la industria de medicamentos, los funcionarios confirmaron el acuerdo que habían presentado el jueves 4 de noviembre al sector privado. El pacto incluye una mesa de seguimiento a la implementación y una recomendación de consumo de medicamentos genéricos. 

Vizzotti sostuvo que el objetivo del acuerdo con las cámaras del sector es «mejorar el acceso de la población a los medicamentos, propiciar su uso adecuado, disminuir el gasto en los hogares, que los argentinos y argentinas puedan elegir según su conveniencia e incrementar la transparencia y la disponibilidad de información». 

La ministra indicó que sostener los precios es «una medida en conjunto, en el marco de una política de medicamentos amplia», y agregó que eso busca generar una «estrategia de precios de referencia para la seguridad social y fortalecer la política de prescripción por genéricos de los medicamentos».

Por su parte, Feletti hizo especial hincapié en que la iniciativa apunta a garantizar el acceso a este «consumo esencial». También aseguró que es parte de la «política de ingresos» del Gobierno que contribuirá a la «expansión de la economía» tras la pandemia.

En este sentido, en referencia a los alimentos y medicamentos, Feletti aseveró que «este gobierno piensa que son consumos esenciales que tienen que estar protegidos». Y se explayó: «La idea es que en un proceso de expansión como el que está viviendo la economía y de salida de la pandemia, donde el pueblo argentino necesita también poder recuperar estándares de vida, que eso no se vea frustrado por precios», subrayó.

«Si aseguramos los consumos esenciales, el margen de salarios, de jubilaciones y de ingresos populares para el consumo generalizado del mercado interno, indumentaria, electrodomésticos y recreación, va a ser mucho mayor», enfatizó.

Feletti agradeció a las cámaras por «la predisposición a aceptar la idea de retrotraer precios y estabilizarlos». Y dijo también que el acuerdo atendió una situación dada por la suba de los precios de los medicamentos por encima del avance de los salarios. 

Es que los precios de los medicamentos subieron un 65,9 % entre septiembre de 2020 y octubre de este año -con un ritmo de 4 % mensual acumulativo-, una cifra superior a la inflación y a la variación del tipo de cambio durante ese periodo. Así lo señaló un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA).

Por el lado del sector empresario, el presidente de la Cámara Industrial de Laboratorios privados de capital nacional (CILFA), Eduardo Macchiavello, dijo que «estamos dispuestos a apoyar, y espero que nuestro esfuerzo sirva para que se estabilicen los precios y que en adelante la economía empiece a crecer».

Además de los funcionarios nacionales y el referente de CILFA, participaron de la conferencia Alejandrina Arauz por la Cámara Argentina de Productores de Medicamentos Genéricos y de uso Hospitalario (Capgen); Carlos Escobar, de la Cámara Argentina de Especialidades Medicinales (Caeme); Marcelo Burstein de la Cámara Empresaria de Laboratorios Farmacéuticos (Cooperala). 

Los detalles del acuerdo

Según el Gobierno, el convenio tiene una serie de puntos que se pondrán en práctica en los próximos días y tendrán un monitoreo de cumplimiento articulado entre el Estado y los privados. Además de retrotraer el valor de los fármacos en todo el país al 1° de noviembre y mantenerlos estabilizados hasta el 7 de enero, busca reimpulsar «la prescripción de medicamentos por nombre genérico vigente desde 2002, cuando se sancionó la Ley 25.649, que permite que el consumidor pueda elegir el precio que está dispuesto a pagar por la droga que le fue prescripta». Es con el objetivo de fomentar la venta de medicamentos de segundas marcas e igual rendimiento para cuidar los bolsillos.

Por otro lado, para la población con cobertura de seguridad social «se avanzará en la reimplantación de precios de referencia, para un conjunto de principios activos de uso ambulatorio, que permitirá elegir según las conveniencias individuales y disminuir así el gasto de bolsillo de los hogares facilitando la posibilidad de incrementar la transparencia y la disponibilidad de información».

El último punto del acuerdo implica retomar «la carga de precios por parte de los laboratorios en el Vademecum Nacional de Medicamentos que publica la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), de acuerdo a lo establecido por la Resolución 215/2014 de la Secretaría de Comercio Interior». Según Comercio, gracias a esto «se podrá llevar adelante el monitoreo y seguimiento de precios de modo que resulten accesibles para toda la población». 

Finalmente, se conforma una mesa de trabajo permanente con las cámaras que nuclean a los laboratorios para implementar estas estrategias con todos los actores que se pondrá en marcha en los próximos días.