La línea de créditos que implementó el Gobierno Nacional para monotributistas en el marco de la pandemia, que en 2020 alcanzaron a más de 500.000 contribuyentes, ya superó las 360.000 aprobaciones en la versión renovada para este año, que, además de contemplar al mismo universo del año pasado, amplió los parámetros para que más personas puedan acceder a ellos. 

Según la información difundida por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), encargada de acreditar el préstamo en las cuentas de los beneficiarios, desde que se volvió a establecer el beneficio para pequeños contribuyentes a fines de agosto pasado el monto total invertido por el Gobierno asciende a más de 42.000 millones de pesos. 

También destacaron que, de las líneas otorgadas, el 60 % fue destinado a monotributistas de las categorías más bajas. Cabe recordar que los créditos están diferenciados por la categoría a la que pertenece cada persona, con montos que van desde los 90.000 pesos para la categoría A, 120.000 pesos para la categoría B y hasta 150.000 pesos para el resto. 

El monto total del préstamo, motorizado por el Ministerio de Desarrollo Productivo, se deposita en un solo pago en una cuenta del monotributista asociada a una tarjeta de crédito a través de la cual puede realizar sus consumos. Para cancelarlo, los beneficiarios cuentan con un período de gracia de seis meses y, cumplido el plazo, la cancelación se realiza en doce cuotas sin interés. 

«Los préstamos procesados por la AFIP representan una inyección de demanda para el mercado interno», señaló la titular del organismo recaudador, Mercedes Marcó del Pont.

Desde el organismo destacaron que «los Créditos a Tasa Cero para monotributistas son una herramienta para apuntalar el proceso de recuperación económica. Durante 2020 la iniciativa ofreció financiamiento a 562.000 pequeños contribuyentes que accedieron a un monto superior a los $66.000 millones». 

Los contribuyentes pueden consultar si aplican para acceder a la línea en la página web de la AFIP donde el propio sistema indica cuál es el motivo en caso de ser denegado el pedido, y quienes estén en condiciones de hacerlo tienen tiempo hasta el 31 de diciembre para inscribirse. En agosto, con el relanzamiento de la línea, el Ministerio de Desarrollo Productivo amplió el espectro de personas elegibles, al eliminar y modificar algunos requisitos referidos a la facturación. 

Así, por ejemplo, a diferencia de 2020, cuando las personas que podían acceder debían tener una facturación inferior al límite de su categoría, ahora lo pueden hacer superando en hasta un 20 % ese límite. De esta manera, seis de cada diez monotributistas que no cuentan con otra fuente de ingreso (trabajo en relación de dependencia, jubilación, sucesiones, entre otras) están habilitados para pedirlo.