Funcionarios, legisladores y dirigentes del Frente de Todos salieron a responderle a Mauricio Macri tras confesar a dónde fue el préstamo contraído ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), que ubicó a la Argentina entre los países más endeudados del mundo.

«La plata del FMI, que es la plata de los demás países, la usamos para pagar a los bancos comerciales que se querían ir porque tenían miedo de que volviera el kirchnerismo», sostuvo Macri durante una entrevista con Marcelo Longobardi por CNN.

Mientras el Gobierno nacional avanza en negociaciones con el organismo internacional, funcionarias y funcionarios salieron al cruce de Macri. La portavoz presidencial, Gabriela Cerrutti, acusó al exmandatario de tomar deuda «irresponsablemente, arbitrariamente» con el FMI y señaló que fue en beneficio de la «casta financiera».

«Macri solo sigue confirmando con sus declaraciones que tomó una deuda irresponsablemente, arbitrariamente, solo para su beneficio político, también para el beneficio económico de sus amigos y del grupo financiero, de alguna manera de la casta financiera. Si hay alguna casta en este mundo más que la casta política, es la casta financiera», dijo Cerruti.

«No nos asombra, seguimos con la misma convicción, cautela y tranquilidad de antes de la declaraciones de Macri negociando para llegar al mejor acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, aunque sea una deuda de la manera en que fue tomada y que compromete por varias generaciones a los argentinos», destacó.

El mandatario bonaerense, Axel Kicillof, fue uno de los primeros en responder. «La plata la usaron para la fuga de capitales. Se endeudaron los dos primeros años con el mercado privado en u$s 100 mil millones y luego les cerraron la canilla. Ahí no podían ni devolver lo que habían tomado prestado durante su Gobierno y tuvieron que volver al Fondo para dejarle la salida abierta a los fondos de inversión que habían venido a especular a la Argentina», apuntó.

Kicillof también señaló que Macri «se endeudó primero con u$s 100 mil millones con los acreedores extranjeros y después con u$s 57 mil millones con el FMI solamente para facilitar un negocio financiero porque no hay una obra, un dique, una empresa ni una ruta que se haya hecho con esa plata».

«Macri está confesando que lideró el más veloz y catastrófico proceso de endeudamiento y fuga de la historia argentina», concluyó.

El jefe de asesores del Gobierno de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco, consideró que Macri llevó adelante «una política generalizada, planificada y explícita de endeudamiento y fuga» durante su gestión.

«Lo que hace Macri es negar lo que hizo durante los cuatro años, que fue una política generalizada, planificada y explícita de endeudamiento y fuga», dijo Bianco en declaraciones formuladas esta mañana a la radio AM 750. «Macri está tratando de distraer la atención de lo que realmente pasó, de esta política planificada de endeudamiento y fuga», subrayó.

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados, Carlos Heller, destacó que «Macri lo hizo y ahora lo cuenta. La deuda que tenemos todos los argentinos y las argentinas él la utilizó para beneficiar a los grandes especuladores financieros. 45.000 millones de dólares tomados en nombre del pueblo y dilapidados».

«El colmo es que Macri, luego de confesar esa enorme transferencia de recursos, opina sobre cómo renegociar la deuda que él mismo generó», agregó.

«Mauricio Macri confesó que usó la plata del FMI para pagarle a los bancos comerciales, a los mismos bancos que hace 20 años se quedaron con los ahorros de los argentinos. Con ellos siempre ganan los mismos a costa de todxs», escribió la diputada nacional Gabriela Estévez.