A diez días de las elecciones, un sector del radicalismo platense decidió patear el tablero y plantarse contra la coalición Juntos, cuyo representante en la capital bonaerense es el propio intendente Julio Garro. Tras una proclama que comenzó a circular desde el último aniversario del Alfonsinazo, el descontento de la disidencia radical de La Plata comenzó a sumar apoyo en espacios del Gran Buenos Aires y la CABA.

«Militantes y Dirigentes de la Pcia de Buenos Aires, CABA y de todo el país apoyamos el Movimiento iniciado por los Jóvenes Radicales de La Plata que redactaron el documento al que acompañamos con nuestras firmas», expresa un nuevo comunicado que comenzó a moverse en redes sociales y espacios militantes, que incrementan el rechazo hacia la actual hegemonía PRO dentro de la alianza opositora.

«Como dijo Raúl Alfonsin, siempre sostuvimos que el límite es la derecha, por lo que adherimos a la invitación de los Jóvenes Platenses a pensar un radicalismo que recupere las banderas que el partido decidió entregar, que no son otras que las banderas de Alem, Yrigoyen, Illia y Alfonsin», concluye la invitación que en los últimos días cosechó cientos de adhesiones de militantes y dirigentes de todo el AMBA.

La iniciativa surgió en La Plata a partir de los debates y discusiones que sectores de la juventud radical comenzaron a dar entre las filas del partido centenario, ante la necesidad de replantear el rumbo que tomó a partir de la asociación con el macrismo en 2015. Tras años de críticas hacia la falta de protagonismo de la UCR durante la era Cambiemos, los señalamientos ahora son explícitos hacia las políticas neoliberales del macrismo.

A partir de allí comenzó el diálogo y la articulación con organizaciones y dirigencias históricas de La Plata y alrededores que comparten la visión, y ahora están dispuestos, tal como lo sellaron en su documento, a «no acompañar en la elección del 14 de noviembre la boleta de Cambiemos y el Macrismo que encabeza Diego Santilli».

«El que verdaderamente se dice radical, alfonsinista, yrigoyenista, balbinista, tiene que darse cuenta que esto es una farsa. Lo que hoy representa la lista de Juntos es una mentira», dijo a Contexto Osvaldo Colros, histórico dirigente radical platense, hoy al frente de la organización Militando Barrios. Como tantos otros referentes, Colros es una de las figuras que dialogó con la juventud disidente sobre la necesidad de romper con el armado electoral que hoy conducen Diego Santilli y Facundo Manes.

«En ese sector no hay radicales. Es una mentira, no sé cómo pueden presentarse y decir que esa lista le ‘devolvió al radicalismo su presencia’. Al movimiento se lo ve cada vez más debilitado, la conducción del partido no ha hecho nada para sostener lo que significa la esencia del radicalismo», agregó el dirigente que fue uno de los 187 convencionales que en su momento votó por la mentada «unidad» radical en Gualeguaychú para integrar Cambiemos en 2015 y luego decidió apartarse ante el rumbo adoptado con el PRO como liderazgo definitivo.

En la ciudad de La Plata, la traducción de ese escenario se define en la gobernación de Julio Garro, hombre predilecto del macrismo, en cuya estructura la UCR replica el «vagón de cola» que se observa a nivel provincial y nacional. «Así es como llegamos a esto, a una rebelión iniciada por chicos y chicas de La Plata, que de una vez por todas quieren recuperar el partido y su historia. Que han tenido la valentía que no tienen los grandes», señaló Colros.