Las y los vecinos de La Plata que habían hecho la presentación judicial celebraron el fallo del Juzgado en lo Contencioso Administrativo N° 4, que en su respuesta ordenó detener las obras de asfaltado que realizaba la Municipalidad sobre el adoquinado histórico, incumpliendo dos ordenanzas aprobadas por el Concejo Deliberante. 

«Esta es una zona que se inundó y ahora el nivel del asfalto quedó más alto. Y por acá abajo corre un arroyo entubado, entonces no quiero pensar cuando llueva mucho. Además, los adoquines estaban en perfectas condiciones y eran controladores del tránsito en una zona donde hay escuelas», dijo a Contexto Betina Galarza, vecina que encabezó la presentación judicial junto con otras personas del barrio de diagonal 78 entre Avenida 1 y Plaza Rocha, con el amparo de la Clínica Jurídica de Derechos Humanos de la UNLP.

La Ordenanza 11.738 aprobada en 2018 exceptúa doce vías del alcance de la Ordenanza 9.008. Esta última declaró en 2008 el adoquinado como Patrimonio Arquitectónico y Cultural de la ciudad e impidió que sea modificado por otros componentes, como asfalto u hormigón.

Garro había avanzado con la pavimentación de una serie de arterias adoquinadas del casco urbano previstas en la Ordenanza 11.738, como avenida 66 en el tramo comprendido entre avenida 1 y calle 12. Sin embargo, también asfaltó la diagonal 78 desde avenida 1 hasta Plaza Rocha, a pesar de que no estaba incorporado en la normativa, incumpliendo así las dos ordenanzas mencionadas.

Ante esto, la jueza María Ventura Martínez ordenó a la Municipalidad que «se abstenga de llevar a cabo obras de asfalto en calles empedradas que no estén exceptuadas en la ordenanza 11.738 y, en su caso, las suspenda inmediatamente».

Además de la diagonal 78, Garro planeaba pavimentar otras calles no exceptuadas por la Ordenanza 11.738: diagonal 77 en toda la traza donde haya empedrado; 14 de 60 a 64; 9 de 60 a 64; y 39, en todos los sectores donde todavía queden adoquines. Todo el empedrado de esas calles también quedó protegido por el fallo. El Municipio planea asfaltarlas una vez que se apruebe una ampliación de la Ordenanza 11.738. Los vecinos adelantaron que continuarán con los reclamos judiciales.

El otro punto clave del fallo es que tendrá vigencia «hasta tanto se vuelva a analizar el asunto una vez que se evacúe el informe» pedido. Entre las informaciones solicitadas, se destaca «el plan de obras de asfalto dentro del Casco Urbano, especificando cuáles de esas arterias poseen empedrado y cuáles no; los antecedentes del dictado de la ordenanza 11.738, especialmente si se realizaron o no estudios previos de impacto ambiental y qué tipo de participación ciudadana fue implementado como modo de consulta y los antecedentes de las obras actualmente en ejecución, especialmente la obra de diagonal 78».

En la presentación judicial, las y los vecinos sostuvieron que «es un atropello al patrimonio histórico asfaltar sobre los adoquines que están en perfecto estado, sin tener en cuenta la preservación del patrimonio platense». En los casos que sea necesario mejorar el estado del adoquinado por su deterioro, pidieron que sea en los términos de la Ordenanza 9.008, es decir, con «tratamiento adecuado utilizándose materiales apropiados para su conservación».

También hicieron hincapié en la prevención de inundaciones, por el drenado del agua que permiten los adoquines. A su vez, advirtieron de los riesgos viales, ya que en muchas de esas calles ahora asfaltadas transitan diariamente quienes asisten a establecimientos educativos.

Desde el sector político también cuestionaron la decisión del jefe comunal. «La pavimentación del adoquinado es otro atropello sobre el patrimonio histórico protegido. Garro vuelve a mostrar su desinterés por el diálogo y las leyes ¿Es el mismo intendente que propone un Código de Convivencia para cuidar el espacio público?», tuiteó la candidata a concejal del Frente de Todos Ana Negrete.

Piden a Garro explicaciones por la publicidad en las calles

En otro tema relativo al espacio público, el concejal del Frente de Todos Ariel Archanco alertó que Garro no responde un pedido de informes donde había reclamado saber cuáles son los motivos por la cantidad cada vez mayor de carteles de publicidad colgados de los postes de luminaria en distintos puntos de la ciudad.

«No solo se han negado a responder el pedido de informes que presenté en el Concejo Deliberante, sino que la cartelería se ha multiplicado en los postes de luz del casco urbano, parecería que Garro se está burlando de los vecinos y las vecinas», objetó Archanco. «En una breve recorrida de diez minutos por el casco urbano de la ciudad, vimos cartelería de una empresa de internet, otra de comida rápida y una de expendio de bebidas (algo absolutamente prohibido por ordenanza municipal) minando cientos de cuadras», agregó el edil y candidato a diputado.

«¿Quién autorizó desde el municipio la colocación? ¿Qué sanción le pondrán a la empresa por hacerlo? ¿Cuánto dinero ingresó al municipio por esa publicidad en las calles platenses y a dónde destinarán esos fondos?», concluyó.