El Centro de ex Combatientes de Islas Malvinas (CECIM La Plata) denunció al Gobierno del intendente Julio Garro por incumplir cuatro ordenanzas municipales que protegen la memoria de los caídos y a este organismo de derechos humanos. Fue luego de una convocatoria de la Comuna para que participen del lanzamiento del «Mapa interactivo de instituciones» de la ciudad.

«Es totalmente contradictorio y algo más vinculado a una foto para la campaña que una acción concreta de respeto y vinculación de trabajo conjunto», dijo a Contexto Ernesto Alonso, secretario de Derechos Humanos del CECIM. «La Municipalidad debe manejar una relación institucional con todas las instituciones, pero esa relación se da en el marco del respeto y de cumplir con acuerdos establecidos, muchos de los cuales son ordenanzas votadas por unanimidad por el Concejo Deliberante», añadió.

Las ordenanzas que el Municipio no cumple van directamente contra los excombatientes. Una de estas establece el pago de un subsidio equivalente al sueldo de un empleado municipal para afrontar los gastos de mantenimiento del CECIM. «Hace dos años que no pagan ese subsidio», advirtió Alonso. Por otro lado, tampoco cumple la Ordenanza N° 10.260, aprobada en 2008, por la que el Municipio debe garantizar a los exsoldados un viaje a Malvinas.

El CECIM alertó también por la falta de interés de la actual gestión en mantener el diálogo. «Desde el regreso de la democracia el CECIM siempre dialogó con los intendentes, más allá de su signo político. Nuestra política es de memoria, verdad, soberanía y paz. Todo lo que desarrollamos es en función de esa trayectoria, y siempre tuvimos relaciones con todos los Gobiernos. Nuestra intención no es distanciarnos por una cuestión política, sino, por el contrario, construir dentro de las miradas diferentes que podamos tener», remarcó.

Las otras dos ordenanzas que Garro desoye son la 11.880, sancionada en octubre de 2019, que autoriza a las empresas de transporte público a llevar en las unidades que prestan servicio imágenes con el rostro y el nombre de los ciudadanos platenses caídos en Malvinas, como forma de homenaje. Y la 11.424, aprobada por unanimidad (es decir que contó con el aval de la alianza gobernante), establece la hoy conocida Plaza Islas Malvinas (19 y 51) y sus dependencias del centro cultural que allí funcionan como sitios de la memoria.

Esa última normativa prevé la creación de una dirección de contenidos sobre Malvinas y memoria que nunca se llevó a cabo. Vale recordar que la plaza estuvo ocupada durante setenta años por el Regimiento N° 7. Allí funcionó uno de los centros de operaciones de la última dictadura cívico-militar. Al mismo tiempo, el Regimiento N° 7 fue la unidad que más bajas tuvo en la Guerra de Malvinas.

En un comunicado dirigido a Julio Garro que difundieron en las redes sociales, le reclamaron al jefe comunal que «sea solidario con nuestra observación y tareas en tanto funcionario público como lo fue en tiempos electorales anteriores». Y concluyeron: «Insistimos en el diálogo serio, respetuoso e institucional que permita el desarrollo de las mutuas responsabilidades políticas y públicas. Para esto es fundamental que se cumplan todos los acuerdos consolidados por las normativas y también por las convicciones políticas y democráticas».