Casi como si fuera un ensayo del Código de Convivencia Ciudadana que el oficialismo busca aprobar antes de las elecciones, este lunes el Ejecutivo local denunció a un grupo de vecinas y vecinos que reclamaron por obras y mantenimiento en el barrio Puente de Fierro, acusándolos de entorpecer el ingreso del Palacio Municipal y de daños por la quema de neumáticos en las inmediaciones. Previamente, según detallaron a Contexto, fueron recibidos por la secretaria de Desarrollo de la Comunidad, Julieta Quintero Chasman, actual candidata a diputada provincial.

Al igual que vienen haciendo desde diferentes localidades y barrios fuera del casco céntrico, este lunes los vecinos nucleados en la Coordinadora Barrial Resistencia reclamaron en 11 e/ 51 y 53 un plan de obras para su barrio, así como mantenimiento y un compromiso para trabajar en la mejora del suministro de agua potable, bien escaso en Puente de Fierro y Barrio Evita.

En diálogo con Contexto, Leticia, vecina del lugar, explicó que buscan «el mejoramiento de nuestro barrio y que cumplan las promesas». En ese sentido, destacó que hace años que vienen reclamando por agua potable, y, si bien se avanzó con las gestiones correspondientes con ABSA, que proveyó tanques cisterna, «el Municipio no cumplió las promesas de mejorar las calles para que pueda entrar el camión a llenárnoslos».

Asimismo, destacan problemas de infraestructura eléctrica, mantenimiento general del barrio y la falta de abastecimiento a comedores comunitarios. «Nos movilizamos porque no se puede aguantar más sin agua, sin comida y sin trabajo», indicó la vecina, quien destacó que incluso se le pidió al Municipio en reiteradas oportunidades que les brinde herramientas para que la comunidad repare las calles, pero tampoco accedió.

«Hoy, al final, tuvimos una reunión con Julieta Quintero Chasman y el secretario de Gobierno del Municipio [Marcelo Leguizamón], que se comprometieron al mejoramiento de calles, a la entrega de herramientas y de alimentos para los comedores y a seguir en la discusión de nuestras demandas», explicó Leticia. «Nos dieron plazo hasta el miércoles para resolver estas cosas. Si para la semana que viene esto no se solucionó, vamos a volver a movilizarnos. Lamentablemente es la única opción que nos dejaron para ser escuchados», advirtió.

Denuncia penal contra la Coordinadora Barrial Resistencia

Si bien durante horas del mediodía mostraron una actitud dialoguista con los vecinos y vecinas, por la tarde desde el Ejecutivo local se avanzó con una denuncia penal contra la organización que los nuclea.

Según se detalló oficialmente, la denuncia radicada es por «entorpecimiento del transporte terrestre», y «daños agravado», de conformidad con lo normado por los artículos 194 y 184 del Código Penal. Desde la Comuna sostienen que «obstruyeron deliberadamente y en forma total la circulación del transporte terrestre que se desarrollaba en las vías públicas antes mencionadas, así como también han provocado daños al frente de ese edificio público».

«La conducta ilícita de los denunciados resulta de gravedad mayúscula, puesto que los implicados no solo han paralizado el tráfico de la ciudad, sino lo que es aun más grave se encuentran impidiendo el ingreso y egreso de funcionarios púbicos a su sede laboral», se explicó en la denuncia.

Vale recordar que tanto los «daños» que señala la Comuna [quema de neumáticos y pintadas] como los límites a la protesta son ejes presentes en el proyecto del nuevo Código de Convivencia. Sobre las movilizaciones, el artículo 150 establece que «deberán realizarse con el máximo respeto de la normativa vigente y sin impedir el ejercicio de derechos constitucionales por parte de terceros». En ese sentido, señala que «deberán procurar no impedir el normal desarrollo del tránsito vehicular de la ciudad», por lo que «queda expresamente prohibido obstaculizar totalmente los carriles de circulación así como aquellos destinados al transporte público. El Departamento Ejecutivo podrá habilitar una excepción a este supuesto, en los casos de manifestaciones multitudinarias en las cuales no sea posible otra alternativa».

Asimismo, penaliza la quema de neumáticos y establece sanciones para la realización de «todo tipo de grafiti, pintada, mancha, garabato, escrito, inscripción o grafismo, con cualquier materia (tinta, pintura, materia orgánica, o similares) o bien rayar la superficie».