La Cámara Federal porteña confirmó este viernes el sobreseimiento de tres acusados más en la causa Memorándum, en un tramo de la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman que no había sido elevado a juicio oral y que involucraba al exjuez Héctor Yrimia, que participó como fiscal de la investigación del atentado a la AMIA; el exfuncionario massista de la ANSES, Christian Raff; y del dirigente kirchnerista Roberto Porcaro. 

Los camaristas Eduardo Farah y Mariano Llorens, con la disidencia del juez Martín Irurzun, convalidaron lo dispuesto por el juez instructor Martínez de Giorgi, que ocupó como subrogante el juzgado de Claudio Bonadio luego de su fallecimiento y que había desligado a los acusados de la denuncia de Nisman. 

Esa decisión también alcanzó al ex secretario general de Interpol, increíblemente incluido en la investigación y acusado de encubridor de los supuestos responsables del ataque terrorista luego de negar la intención del Gobierno argentino, y particularmente del canciller Héctor Timerman, de hacer caer las alertas rojas que pesan sobre los ciudadanos iraníes con la firma del Memorándum en 2013. Su situación no fue resuelta por el voto de los camaristas, porque todavía está pendiente la designación de un abogado defensor en la instrucción. 

La resolución de este tramo se produce a pocos días de que el Tribunal Oral Federal N° 8 sobreseyera a todos los implicados en la denuncia y decidiera no comenzar el juicio oral luego de los pedidos de nulidad presentados por las defensas de los acusados. Sin embargo, el tribunal puso el foco en la inexistencia de delito porque el Memorándum nunca entró en vigencia. 

Además, en el fallo detallaron cada una de las comunicaciones oficiales de Interpol con Cancillería que confirman las versiones aportadas por Ronald Noble y el fallecido canciller Héctor Timerman respecto de la vigencia de las alertas rojas aún con la firma del acuerdo. 

«Los argumentos de la única apelación que se presentó, no alcanzan a conmover las razones que llevaron a sobreseer a Yrimia, Raff y Porcaro, dado el tiempo transcurrido y los antecedentes colectados al respecto», sostuvo en su voto el juez Farah. 

Su par Mariano Llorens indicó que «las referencias que existen en la causa sobre ellos, surgen de las mismas conversaciones telefónicas cuyas transcripciones obran en el expediente desde su iniciación, a principios de 2015. Más de seis años después, no se han reunido elementos que modifiquen el panorama existente en aquél entonces». 

La acusación que pesaba sobre Yrimia era sobre un supuesto vínculo con el dirigente de la comunidad iraní en Argentina, Jorge Khalil, y a pesar de aparecer mencionado casi sesenta veces en la denuncia de Nisman solo consta un intercambio entre ambos donde el exjuez lo saluda y el otro acusado responde «cómo le va, doctor». 

Paralelamente a la resolución de este tramo de la causa, la Sala I de la Cámara de Casación rechazó el pedido de inhibitoria para actuar en la causa Memorándum y señalaron que son sus integrantes y no los de la Sala IV los que deben intervenir. 

La resolución es central a la hora de resolver las potenciales apelaciones que puedan aparecer luego del reciente fallo del TOF 8. En la sala IV actúan Mariano Borinsky y Gustavo Hornos, ambos señalados por las defensas de los acusados por las sucesivas visitas a Mauricio Macri tanto en la Casa Rosada como en la Quinta de Olivos en momentos clave en que se debatía la causa Memorándum que ellos mismos decidieron reabrir.