Este viernes ingresó por mesa de entrada en el Palacio Municipal una carta de «Empleados Municipales Unidos de la Ciudad de La Plata», un grupo de trabajadoras y trabajadores que prestan servicio y no se encuentran en ningún sindicato, y que exigen una recomposición salarial del orden del 60 %.

La misiva dirigida al intendente plantea la necesidad de un aumento del 50 % para el mes de noviembre, un 5 % en enero y un 5% en febrero, alcanzando el total del 60 % sobre el salario básico. Asimismo, piden una nueva revisión para el periodo 2022 en el mes de marzo.

En ese sentido, plantean la necesidad de que «los salarios queden arriba de la inflación, tal como viene pregonando tanto el presidente de la Nación como el gobernador de la Provincia de Buenos Aires», Alberto Fernández y Axel Kicillof, respectivamente.

Las y los trabajadores pusieron el foco también en las condiciones laborales, un planteo que también vienen llevando adelante los sindicatos. En ese sentido, entre los reclamos se encuentran el pase a planta permanente, el reconocimiento de la antigüedad del personal «luego de cumplir un año de trabajo», un programa de concursos y capacitaciones y pago de horas extras.

Por otra parte, piden «uniforme completo» para todo el personal y el pago de riesgo de calle para quienes cumplen funciones en la vía pública.

En el petitorio, las y los trabajadores piden una respuesta «a la brevedad y en un plazo máximo de 72 horas hábiles». En ese sentido, advirtieron que «luego de dicho plazo se tomaran las acciones pertinentes a dicha situación», por lo que no se descarta una pronta movilización o paro.

Vale recordar que en el último encuentro paritario, del mes de septiembre, Garro ofreció un aumento del 10 % a pagar en octubre y en noviembre, con el compromiso de reabrir la negociación en diciembre. La propuesta fue rechazada por el sector sindical, que reclamó un aumento del 10 % en septiembre.