Por Ramiro García Morete

Nos adentramos en el maravilloso mundo de la producción musical. Hoy: Tincho Casado. Notable músico y baterista, el integrante de Martes de Agua aplica toda su experiencia para abordar con criterio diversos estilos dentro de la canción o –mejor dicho– combinar sus elementos.

¿Qué entendés por producción musical?

Las millones de maneras de construir una música. A veces solo consiste en grabar lo mas fielmente posible algo que ya logramos que suene hermoso. Muchas otras implica involucrarse desde la composición hasta que esa música se publica. Pasando por los arreglos, la interpretación, la grabación, la mezcla y el master. Además la construcción de un equipo de personas ideal para cada proyecto.

¿Podrías dar tres claves sobre la misma?

No hay una sola manera de hacer las cosas. Los estándares reproducen sonidos que ya alguien seguramente hizo mejor.

Buscar siempre lejos de tu universo conocido. Ahí aparecen ideas que no se te hubieran ocurrido.

Cada artista tiene intereses distintos, abajo los prejuicios.

¿Tenés alguna rutina o metodología de trabajo?

Guitarrear mucho la canción (cuando se puede). Luego grabo una base instrumental bien sencilla y ahí comienzo a tocar la batería arriba, muchas veces y muchos días. Lo primero que me tiene que gustar es como suena la melodía con la bata. El resto viene después, y siempre de manera diferente. Pero por deformación profesional la batería es lo primero. Después llegará el turno de armar una maqueta con las ideas principales lo más resueltas posibles, luego grabar con calidad y volver a post producir en la mezcla.

¿Te reconocés en algún estilo, género o territorio en particular?

Desde muy chico estoy metido en el folclore, el rock/pop y la música electrónica. Fui DJ en mi adolescencia y cada tanto vuelvo a los vinilos. También pasé por el mundo de la orquesta de música clásica y hay muy poca música que no me gusta escuchar.

¿Te acordás de la primera vez que una canción o artista te interesó por algo que fuera más allá de la canción?

El disco Música para las masas de Depeche Mode. No entendía nada de lo que sonaba. Me voló la cabeza.

¿Qué programa o software usás? ¿Por qué?

Uso varios, pero principalmente Reaper, Ableton Live, y Reason. Estos últimos me simplifican la programación y estoy acostumbrado a usarlos en vivo también. El Reaper es el programa que mas recientemente comencé a usar y me hizo tirar a la basura el resto de los daws «consagrados» y «estándar» de la industria. Es muy versátil y hasta podés programar tus propios plugins.

¿Cuánto hay de la pre y de la pos en un resultado?

Eso depende del tipo de música. Cuando el plan es muy acústico y todo tocado, y bien tocado, la post producción suele ser innecesaria o contraproducente.

Pero si los arreglos y el sonido que se busca exigen otro tipo de intervención ahí seguramente la post producción va a ser más necesaria y notoria. Particularmente es lo que más me gusta hacer a mí. Cuando es solo grabar y mezclar se lo paso a gente que lo hace mejor. 

Tres productorxs favortixs.

De acá me gusta mucho lo que hace Remiro Jota con Sara Hebe. El clásico Daniel Lanoise. Y el creador de hits Mark Ronson.

Una canción que te guste particularmente por su producción.

Drop – Cornelius https://open.spotify.com/track/3U83MLJ562dk6Yhvwpe6lL?si=9dc434a3e3ed4ba4.

No sé si le podemos llamar canción, pero me gusta.

¿Hay algún sonido que te guste particularmente y otro que te moleste?

El bombo en todas sus variedades es mi sonido favorito. La voz humana mal usada puede ser el sonido más feo de la música.