En el primer semestre del año en La Plata la pobreza subió 9,8 puntos porcentuales respecto del segundo semestre de 2020 (pasó del 31,7 % al 41,5 %). Así, fue uno de los aglomerados donde más se deterioró este indicador social. En relación con el primer semestre de 2020, la pobreza en la capital bonaerense avanzó 4,1 puntos. Actualmente son 374.596 las personas de la ciudad que viven en esta situación, de las cuales 121.834 se encuentran por debajo de la línea de indigencia.

En el conurbano la pobreza bajó 5,7 puntos en relación con el 51 % del segundo semestre de 2020. Aunque sigue en cifras altas, ya que alcanzó al 45,3 % de las personas. Son 5,6 millones los pobres y 1,7 millones los indigentes en esta zona del país densamente poblada. Mientras que la indigencia, que mide a quienes no llegan a cubrir los requerimientos alimenticios básicos, descendió 1,4 puntos, del 15,2 % al 13,8 %.

En el país, la pobreza alcanzó al 40,6% de la población de los 31 aglomerados urbanos que mide el INDEC. La cifra fue inferior tanto en comparación con el segundo semestre de 2020 (42 %) como con el primer semestre del año pasado (40,9 %). En tanto, la indigencia incidió en el 10,7 %, similar al año pasado (10,5 %). Con todo, la pobreza sigue 5 puntos por encima del nivel prepandemia.

Las mayores incidencias de la pobreza se observaron en las regiones Noreste (NEA) (45,4 %) y Noroeste (NOA) (44,7 %). Las menores se registraron en las regiones Patagonia (34,4 %) y Gran Buenos Aires (39,2 %). Aunque vale remarcar que en este último caso hubo una fuerte disparidad entre la CABA y el conurbano, ya que mientras en la primera fue del 13,9 %, en el segundo llegó al 45,3 %.

Los índices de pobreza e indigencia resultan de la capacidad de los hogares de acceder a la canasta básica alimentaria (CBA) y a la canasta básica total (CBT) mediante sus ingresos monetarios. En promedio, el ingreso total familiar aumentó un 32,4 %, mientras que las canastas regionales promedio aumentaron 28,4 % (CBA) y 25,5 % (CBT). «Los ingresos en el período estudiado aumentaron más que las canastas, lo que explica la reducción de la tasa de pobreza del conjunto de la población en el promedio del semestre», indicó el organismo estadístico.

En el país, al segmentar por grupos de edad según condición de pobreza, más de la mitad (54,3 %) de los niños que viven en zonas urbanas son pobres. A pesar de esta preocupante situación, el indicador retrocedió levemente respecto del segundo semestre del año pasado, cuando el 57,7 % de las personas de 0 a 14 años se había ubicado por debajo de la línea de pobreza.