Los barrios del sur de la ciudad de La Plata vuelven a hacer sentir sus reclamos en torno a la falta de gestión por parte de la Municipalidad. A las demandas recientes por obras de infraestructura y luminarias, se suma también el problema de la desatención en el tratamiento y recolección de residuos en barrios como Sicardi, Villa Garibaldi e Ignacio Correas.

El problema por la falta de respuesta ante basurales abiertos y el tratamiento de residuos en la periferia es de larga data. Son las propias organizaciones barriales y comités populares los que incluso han propuesto programas de sustentabilidad ambiental. No obstante, la gestión del intendente Julio Garro sigue brillando por su ausencia.  

«Nos dicen que se llevan los residuos verdes a donde corresponden. Y no, claramente no. Se los lleva el mismo basurero de los orgánicos. Nos siguen mintiendo en la cara”, denunciaron esta semana en las redes sociales al publicar la imagen de un camión de recolección retirando los residuos mezclados, justo en el punto ubicado frente a la delegación vecinal de Sicardi.

Cabe destacar que, a mediados de este año, la propia Comuna se jactó de instalar un Punto Verde en la zona a modo de política «ecosustentable», aunque desde la comunidad vecinal cuestionan que el real tratamiento de los residuos sea el adecuado.

«¿A dónde van los residuos secos del municipio? La diferencia es clara. Nosotros proponemos reciclaje, con el aprendizaje que brindan las Promotoras Ambientales. Estamos seguros de que los secos llegan a una planta de separación. Y todo el material se recicla», expresaron este martes desde el Comité Popular Sicardi-Garibaldi.

«La separación de residuos empieza en casa, lleva tiempo y muchísimo trabajo. ¿La delegación cómo lo trabaja? ¿Genera empleo? ¿A dónde lo lleva? ¿Y luego qué pasa? Apoyamos el reciclaje pero con reglas claras», señalaron desde la entidad barrial. Desde el sector reclaman que se establezca un trabajo conjunto con cooperativas de cartoneros y recicladores, para que el trabajo sea integral e inclusivo con los sectores involucrados en esa área de trabajo, tales como las Promotoras Ambientales del MTE.

Mientras tanto, sigue estancado en el Concejo Deliberante el proyecto de «Gestión de Residuos Transparente», presentado en el recinto por el concejal Ariel Archanco, del Frente de Todos, en marzo de este año. En coincidencia con las mismas demandas que plantean desde el Comité Popular de Sicardi, el proyecto plantea que la comunidad tenga acceso a información y mecanismos de control sobre el tratamiento y recorrido de los residuos sólidos urbanos.

Entre otros puntos, el proyecto propone que los vecinos puedan visualizar con un GPS el recorrido de los móviles de recolección, como también la articulación con otras instituciones para que tengan lugar en el tratamiento de la basura. La iniciativa propone «dotar de herramientas a quienes tienen a su cargo la evaluación de las políticas públicas, tanto desde el Estado como desde organizaciones no gubernamentales, en el contexto de los nuevos desarrollos y avances tecnológicos».

Cabe recordar que, a la actual situación que se vive en zonas de la periferia, como los barrios del sur platense, debe sumarse el fuerte cuestionamiento dirigido a la tarea de la firma ESUR, empresa a la que la Municipalidad de La Plata le pagó 3.300 millones de pesos en 2020 por sus servicios de tratamientos de residuos, equivalente a casi una cuarta parte del presupuesto total de ese año.