En el segundo trimestre del año, la actividad económica de La Plata creció 20 % respecto al mismo periodo del año pasado, signado por las medidas para mitigar el impacto de la pandemia. Apuntalaron la recuperación el sector industrial (50,4 %) y los servicios comunitarios (122,4 %), como clubes, gimnasios y todo lo relativo a deportes y esparcimiento, servicios personales y doméstico. El dato corresponde al indicador de actividad económica del Partido de La Plata (IAELAP), que elabora el Laboratorio de Desarrollo Sectorial y Territorial de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNLP. 

«La actividad acelera la recuperación que comenzó en el primer trimestre del año. Se confirma la recuperación en forma de ‘V’ con la mayoría de los sectores creciendo. El índice de actividad alcanza valores pre pandemia, similares al cuarto trimestre de 2019», sostuvo el informe.

La particularidad del dato es que la comparación interanual comprende al segundo trimestre de 2020, periodo en el que rigieron las restricciones más duras, y cuando la actividad cayó 21 %. En el segundo trimestre de 2021 también hubo restricciones por la segunda ola, aunque fueron menores y parciales.

Con todo, el punto más relevante que destacaron los economistas de la UNLP fue que el nivel de actividad económica es superior a la prepandemia, es decir, al cuarto trimestre de 2019, cuando la Administración nacional anterior dejó una crisis macroeconómica luego de dos años de recesión y un proceso devaluatorio e inflacionario.

«El nivel del indicador que resume la actividad económica ya está en niveles prepandemia. Eso es un buen dato. No quiere decir que estemos bien, porque en realidad en diciembre de 2019 estábamos mal, pero por lo menos recuperaste lo que la pandemia generó», dijo a Contexto Agustín Lodola, director del Laboratorio de Desarrollo Sectorial y Territorial de la FCE.

El sector que encabezó la recuperación fue la industria manufacturera (50,4 %). Se trata de un fenómeno nacional que impactó también en la ciudad. «Lo más interesante de todo es la industria. Está en niveles muy superiores inclusive a 2018. Superó la doble crisis, es decir, no solo recuperó la pandemia sino que está superando la crisis que hubo en la última parte de la gestión de gobierno anterior», subrayó Lodola. Vale remarcar que en La Plata la industria representa el 10 % de su producto.

Otro sector que mostró una mejora fue el de servicios comunitarios (122,4 %). Aunque la magnitud del rebote se explica porque en el segundo trimestre del año pasado clubes, gimnasios y todo lo relativo a deportes y esparcimiento, servicios personales y doméstico bajaron las persianas por los cierres. Ahora, ayudó el plan de vacunación para que hayan podido volver a la normalidad.

Caso similar fue el de los servicios inmobiliarios relativos a la venta de inmuebles, que aumentaron siete veces en comparación con los exhibidos durante el segundo trimestre de 2020 (649,1 %), cuando este tipo de actividad se detuvo durante la primera ola de la pandemia.

Otros sectores que aportaron al crecimiento del índice general fueron comercio de autos (96,4 %), construcción (73,5 %), hoteles y restaurantes (68,5 %), transporte (61,2 %) y comercio mayorista (25 %).

Como contrapartida, el servicio de Administración Pública (-3,4 %) -que se explica por los salarios del sector- fue uno de los pocos que cayó, junto con actividades primarias (-6,4 %) y comunicaciones (-0,8 %). El motivo es el atraso de los salarios frente al avance inflacionario, en una ciudad administrativa como La Plata, donde este sector es un gran dinamizador de la actividad.

«La Administración Pública está aportando negativamente. Es una traba para crecer», advirtió Lodola. Agregó que esa pérdida de poder adquisitivo impacta negativamente en los ingresos de los comercios. «Tenemos el problema de 2019: el atraso salarial. Sobre todo para una ciudad donde el 30 % de los trabajadores son empleados públicos. Esa pérdida de poder adquisitivo es una traba fundamentalmente para toda la cadena comercial», resaltó.

Sin embargo, observó que para los próximos meses «la perspectiva es muy buena» debido a los aumentos salariales acordados entre el Gobierno bonaerense y los sindicatos que representan a las y los trabajadores estatales. El incremento será del 45 % en dos etapas, en octubre y noviembre, más una nueva revisión salarial el último mes del año en función del nivel inflacionario.

«Estamos volviendo a los problemas de 2019, que eran muchos en La Plata a nivel económico. Veníamos de dos años de recesión y cuatro años de pérdida de poder adquisitivo del sector público», recordó Lodola. «La Administración Pública está mal, pero la perspectiva es muy buena porque los últimos acuerdos salariales que se firmaron hablan de que en el tercer trimestre se va a recuperar bastante el poder adquisitivo de los empleados públicos», concluyó.