El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) dio a conocer la valorización mensual de las canastas básicas alimentaria y total, que mostraron una reducción a tono con la última medición de precios al consumidor y, fundamentalmente, la estabilización de los precios de los alimentos. 

En agosto, según el organismo estadístico, la canasta básica alimentaria (CBA) registró un alza del 0,7 %, mientras que la canasta básica total (CBT) –que a los productos alimenticios suma otros servicios, como salud y educación– tuvo un incremento del 1,2 %. 

Los del séptimo mes del año fueron los registros más bajos que mostró la valorización en dieciséis meses. La marca más baja había sido la de mayo de 2020, cuando los precios tuvieron poca variación producto de las restricciones aplicadas para evitar la propagación de la covid. La canasta de alimentos había marcado incluso un retroceso en ese mes (-0,1 %). 

Con los datos del último mes, una familia tipo de cuatro integrantes demandó 68.359 pesos para no caer debajo de la línea de pobreza, mientras que para el caso de la indigencia, el mismo ejemplo implicó unos 29.213 pesos. 

En la medición interanual, contra agosto del año pasado, la de CBA y la de CBT resultaron del 55,5 % y 50,3 %, respectivamente. En el acumulado de los primeros siete meses del año, por otro lado, los indicadores tuvieron alzas del 28,8 % y 26,1 %, respectivamente. 

La baja con respecto al mes de julio fue más acentuada en la canasta que mide el umbral de ingresos para no estar por debajo de la línea de indigencia, con una reducción de 1,4 %. En el caso de la CBT, la baja fue de 4 décimas, contra el 1,6 % que había marcado en julio. 

La baja en la valorización de las canastas fue en la misma línea que la variación de precios general que esta semana también informó el organismo estadístico. Fundamentalmente, la baja en el precio de los alimentos –que volvieron a ubicarse por debajo del promedio general de incrementos– impactó en el registro. 

En el último índice de precios al consumidor, el aumento en el rubro alimentos y bebidas no alcohólicas –que es el de mayor ponderación en la confección de las canastas– fue de 1,5 %, donde se destacó la estabilización e incluso la baja en algunos casos del precio de la carne. También pesó la baja de algunos productos, como verduras, tubérculos y legumbres.