Ante la baja sostenida de casos en territorio bonaerense por decimotercera semana consecutiva, el Gobierno de Axel Kicillof envió este martes al Consejo Federal de Educación una propuesta de cambio en los protocolos de cuidados de las escuelas para tener una mayor presencialidad en los 135 municipios.

«Gracias a la baja sostenida de casos y a la marcha del plan de vacunación, presentamos ante el Consejo Federal de Educación una sugerencia de cambios en los protocolos que permitirían mayor frecuencia en la presencialidad en las escuelas», sostuvo este mediodía el gobernador durante la conferencia de prensa desde Gobernación, donde explicó la situación epidemiológica junto con el ministro de Salud, Nicolás Kreplak, y el jefe de Gabinete, Carlos Bianco.

Además de la «reducción muy fuerte de casos, sobre todo en las últimas dos semanas», Kicillof destacó el avance en el plan de vacunación. Del total de inscriptos, el 90 % recibieron la primera dosis y el 40 % cuentan con el esquema completo. A esto se suman los operativos itinerantes desplegados desde la semana pasada en el conurbano y desde hoy en La Plata para vacunar en sus casas a quienes por distintos motivos no se habían inscrito.

El mandatario hizo especial hincapié en que la idea elevada al Consejo Federal de Educación es adecuar los protocolos pero mantenerlos para sostener las medidas de cuidado ante la suba de casos por la presencialidad que se registraron en otros países. «Nuestro desafío es, habiendo retornado a la presencialidad con distanciamiento, que es un factor central, ahora seguir con cuidado para que no ocurra esto en la provincia de Buenos Aires, que se contagien la menor cantidad de chicos y chicas posibles en la Argentina», remarcó.

Higiene personal, ventilación, tapaboca para todos los miembros de la comunidad educativa y distanciamiento en las aulas son las medidas de cuidado que las escuelas deberán seguir cumpliendo.

Con respecto al distanciamiento, Kicillof planteó que la distancia óptima sigue siendo un metro y medio entre las personas en el interior del aula, pero «estamos proponiendo que la distancia admisible sea de noventa centímetros».

Además, el gobernador advirtió que aquellas escuelas que no puedan garantizar la distancia por limitaciones de infraestructura recibirán un refuerzo con monitoreos, testeos y mayor ventilación. A su vez, precisó que las escuelas que pueden tener limitaciones por espacio son aproximadamente 1.000 de las 15.000 que hay en toda la provincia. «En base a esta propuesta, vamos a estar muy cerquita de la presencialidad plena», subrayó.

El 2 de agosto, 4.240.000 alumnos y alumnas de 16.400 establecimientos públicos y privados regresaron a las aulas en la provincia después de las vacaciones de invierno. La vuelta a la presencialidad se basó en el Plan Jurisdiccional para un Regreso Seguro a las Clases Presenciales, que acordaron Gobierno y sindicatos con eje en mantener las medidas de cuidado.

Las clases en la provincia se dictan actualmente mediante el sistema de rotación presencial semanal, que alterna una semana de presencialidad para la mitad de un curso mientras que la otra lo hace de forma virtual.

La iniciativa del Gobierno bonaerense responde a la baja de casos, que se aceleró en las últimas dos semanas. En la semana del 16 al 22 de agosto, la provincia registró 1.664 casos en promedio diario. Fue la decimotercera semana consecutiva de caída. La cifra representó 26 % menos de contagios con respecto a la semana anterior.

La decisión de implementar una mayor presencialidad será evaluada por el Consejo Federal de Educación, encargado de la validación y aprobación.

Por último, el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, mantuvo ayer una reunión con los especialistas en salud, epidemiología, higiene y seguridad e infraestructura escolar del Consejo Asesor para el Regreso a las Clases Presenciales. El ministro afirmó que el objetivo fue «desarrollar una propuesta para continuar fortaleciendo la presencialidad cuidada a partir de la mejora de los indicadores sanitarios. Vamos a continuar avanzando en intensificar la presencialidad sin renunciar al cuidado de la salud», ratificó Trotta.