El Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI), que depende del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación, difundió un informe sobre la evolución de la producción industrial durante julio, mes en el que la serie desestacionalizada contra el mes de junio tuvo una baja del 3,9 %.

A pesar del dato, que el CEP XXI elabora a través de los índices de consumo energético de las principales terminales fabriles del país, el nivel de producción industrial sigue estando por encima del promedio que registró durante la última parte del Gobierno macrista.

«De acuerdo al consumo de energía en las principales plantas industriales, la actividad manufacturera operó 3,9 % por encima de julio de 2019 y 5,2 % por encima del promedio de 2019», destacaron.

Por otro lado, respecto de la caída en la serie desestacionalizada, explicaron que uno de los componentes fundamentales que explican el registro fue el propio dato de junio, que había sido «extraordinariamente elevado». En ese sentido, también incluyeron en la evaluación lo ocurrido en la industria automotriz, «que produjo 8.100 vehículos menos que en junio por paradas por vacaciones de invierno en las cuatro principales terminales y el faltante de insumos (semiconductores) a nivel global».

«De todos modos, el nivel de producción industrial de julio, si bien inferior al de junio, es el tercero más alto desde 2018», concluyeron.

Otro de los ejes analizado por el CEP XXI fue el de la inversión productiva, que «superó en 14,3 % al promedio de 2019, y fue el componente de la demanda agregada de mayor ritmo de crecimiento».

De acuerdo con el informe, si bien todos los componentes de la inversión vienen superando el promedio del último tramo del Gobierno de Mauricio Macri, algunos se destacan por la magnitud de la recuperación. Es el caso de la inversión en equipos de transporte, que superó en alrededor del 60 % el promedio de 2019, o la inversión en maquinarias y equipos de origen nacional, que se ubicaron un 35 % por encima del promedio de 2019.

En estas ramas, al mismo tiempo, destacan la suba en la participación nacional en la fabricación de bienes de capital. «El mayor dinamismo de la fabricación de bienes de capital -particularmente nacionales- se está reflejando en la evolución del empleo formal del sector. Entre enero de 2018 y abril de 2020, el sector de fabricación de maquinarias pasó de tener más de 51 mil puestos de trabajo formales a menos de 49 mil. Desde entonces, el repunte ha sido sostenido, y en abril de 2021 el total de empleos en el sector superó los 52 mil», afirmaron.