Las principales espadas del Frente de Todos mostraron este mediodía una foto de unidad y lanzaron un mensaje de campaña contraponiendo los dos modelos de país en disputa y cuestionando el lamentable saldo que dejó el macrismo a la Argentina. Fue durante un plenario que duró casi tres horas, sobre el césped del Estadio Único Ciudad de La Plata Diego Armando Maradona.

El presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que encabezaron el acto, convocaron a reconstruir «la vida que queremos», en el marco de la campaña de vacunación y la recuperación que exhiben algunos sectores de la economía, como la industria.

«Está ahí nomás la puerta de salida. Tenemos que salir y caminar con toda la esperanza. Hay otra vida, pero la vida que queremos no es la que nos precedió», porque «esa fue una vida en la que unos pocos pícaros disfrutaron y millones sufrieron», dijo el presidente respecto de la gestión de Cambiemos, hoy representada en la alianza Juntos por el Cambio.

Por su parte, Cristina Kirchner dijo que «tenemos que imaginar la vida que queremos, porque la vamos a volver a tener, porque cuando un Gobierno se compromete firmemente con el bienestar de su pueblo, les aseguro que es posible revertir las más profundas crisis y emerger». La vicepresidenta recordó cómo el kirchnerismo recompuso el país desde 2003, en otra época difícil de nuestra historia.

En esa línea, la vicepresidenta dijo que el kirchnerismo pudo «construir» desde 2003 «bienestar, que también se construye con decisiones políticas, que no siempre son simpáticas. Es más, casi son antipáticas para los grandes y poderosos de adentro y de afuera». Luego agregó que durante sus Gobiernos fue posible una mejor calidad de vida para las familias argentinas «a partir de un modelo de desarrollo, de crecimiento productivo, de creer en el trabajo como el principal ordenador, de saber también que nuestra economía necesita imperiosamente la demanda agregada del salario y del consumo para crecer, y que esto requiere no un periodo, sino muchos periodos de gobierno».

Sobre el escenario estuvieron también el gobernador bonaerense Axel Kicillof y la vicegobernadora Verónica Magario; el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa; el presidente del bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados, Máximo Kirchner; y los precandidatos a diputados nacionales del espacio.

Alberto Fernández, quien cerró el acto, repasó las medidas de su gestión y recordó cómo afectaron al país las políticas del Gobierno de Mauricio Macri, que generaron que actualmente muchos dirigentes de Juntos busquen desligarse de ese pasado reciente.

«Fue un grupo de ladrones de guante blanco», definió en referencia al gobierno anterior, después de repasar las principales políticas que adoptó su gestión. «Hago este recuento para que no sientan que la pandemia nos dejó paralizados. La pandemia nos hizo atajar un montón de penales, pero después hicimos un montón de goles», graficó.

Fernández también trazó una continuidad entre los Gobiernos de Néstor y Cristina y el suyo. «¿Quieren que les cuente un secreto? Mi mayor orgullo es venir a terminar lo que empezó Néstor y siguió Cristina», dijo el mandatario.

Sentados en sillas frente al escenario, participaron también ministros y funcionarios de los Gobiernos nacional y bonaerense, candidatos a diputados y senadores nacionales y provinciales, intendentes y concejales.

Kicillof: la deuda que dejó Vidal y cómo afrontar los problemas estructurales de la provincia

A su turno, el gobernador bonaerense apuntó a la oposición de Juntos por el Cambio por evitar hablar de los resultados de sus políticas de gobierno en el periodo 2015-2019. «La estrategia del macrismo es que la pandemia funcione como una suerte de píldora de la amnesia. Nuestro pueblo se acuerda de lo que pasó antes de la pandemia, lo que nos trajo a gobernar la provincia y la Argentina», resaltó.

También se refirió a los problemas estructurales de la provincia, cómo Vidal evitó enfrentarlos y cómo ahora su Gobierno los aborda. «Hay que discutir la inviabilidad presunta de la provincia, sobre todo cuando venimos de un Gobierno que pretendió dirigir la provincia sin siquiera venir a su capital a trabajar», comenzó. «Nadie esperaba que solucionaran en cuatro años los graves problemas, sí que no los empeoraran», disparó el gobernador.

«Hay Gobiernos que ante los problemas graves e históricos se hacen los distraídos, la patean abajo de la alfombra, la esconden o transan con los medios para no tener nada que ver», añadió, y luego se diferenció recalcando la «profunda convicción» del Frente de Todos para «transformar a fondo esta provincia».

Kicillof cuestionó que los fondos que recibe por coparticipación la provincia sean «tres veces menos» que los que llegan a las arcas de CABA, discusión que generó rispideces con el Gobierno neoliberal de Horacio Rodríguez Larreta. «El sistema de coparticipación tiene que ser equitativo y solidario, porque hoy es muy injusto con la provincia de Buenos Aires», objetó.

Por otro lado, también se distanció del Gobierno de Vidal a la hora de hablar de la deuda externa. «Tardamos, y no firmamos y no arreglamos porque no estamos dispuestos a entregar la provincia. Porque no estamos dispuestos a firmar cualquier papel que nos pongan; porque no estamos dispuestos a sacarnos el problema de encima como hicieron con los fondos buitre, que fueron y les pagaron hasta más de lo que pedían, y lo disfrazaron como una eficiencia en la gestión», advirtió.

Máximo Kirchner: la importancia de conservar la unidad

El presidente del bloque del Frente de Todos en Diputados remarcó que el oficialismo debe seguir como guía la unidad conseguida en 2019, que le valió recuperar los Gobiernos nacional y bonaerense. Y llamó a no seguir el juego de la oposición de desviar los temas claves de la discusión de campaña.

«Tomen dimensión de lo hecho en 2019 y de lo que somos capaces de hacer cuando entendemos que lo principal no es el lugar que nos toca a los dirigentes sino la representación de los intereses de la sociedad, lejos de las vanidades y las peleas de poder que nos quieren dar por ahí», expresó.

«Nunca pensamos que había Macri o Vidal para ocho años; siempre trabajamos para que solo fueran cuatro», recalcó.

Máximo Kichner, el primer orador del acto que comenzó a las 12:10, pidió priorizar en esta campaña el «explicar qué se está decidiendo y cómo se resuelven los problemas en Argentina», y criticó a Juntos por el Cambio por «tratar de esconder lo que se debate en esta elección».

También participó de la actividad la referente de la oposición platense Florencia Saintout. La diputada provincial planteó en sus redes sociales que «después de esta pandemia volveremos a reconstruir el país y la provincia con hombres y mujeres que siempre van a decidir a favor de nuestro pueblo», y garantizó que «nadie del Frente de Todos votará endeudamiento, flexibilización ni quita de derechos».