El Fondo Monetario Internacional aprobó este lunes la asignación especial de derechos especiales de giro (DEG) por 650.000 millones de dólares con el objetivo de inyectar liquidez en los países miembros para enfrentar las consecuencias de la pandemia. Con esta medida, Argentina recibiría a fines de agosto unos 4.350 millones de dólares.

«Los DEG son un activo multilateral creado en 1969 por el FMI. Complementa las reservas oficiales de los países miembros, da liquidez, pero no constituye una moneda en sí misma en el sentido estricto», explicaron semanas atrás desde el Ministerio de Economía, cuando Martín Guzmán firmó el voto positivo en representación del país para apoyar la iniciativa que fue aprobada ahora por la Junta de Gobernadores del FMI.

«Esta es una decisión histórica: la mayor asignación de DEG en la historia del FMI y una inyección de ánimo para la economía mundial en medio de una crisis sin precedentes», dijo la titular del Fondo, Kristalina Georgieva.

«La asignación de DEG beneficiará a todos los países miembros, abordará la necesidad de reservas a escala mundial y, a largo plazo, generará confianza y promoverá la resiliencia y estabilidad de la economía mundial. En particular, ayudará a los países miembros más vulnerables que están luchando contra los estragos de la crisis provocada por la covid-19», señaló.

Por otro lado, adelantó que están bajo análisis otras alternativas que permitan canalizar los DEG desde los países que no los necesitan hacia las economías más vulnerables. Durante la última reunión de ministros de Economía del G20, Argentina acompañó la propuesta de creación de un Fondo de Resiliencia y Sostenibilidad que va en ese sentido.

La asignación de DEG había sido propuesta durante 2020 por distintos países miembro del FMI (entre, ellos Argentina), pero no había prosperado.

«En 2021, luego del cambio de Gobierno en Estados Unidos, se lograron modificar las voluntades. Es algo que celebramos, que fue posible debido a los liderazgos positivos. A la Argentina le van a corresponder 4.354 millones de dólares que son bienvenidos», analizó Martín Guzmán en una entrevista con C5N.

Luego de meses de debate interno dentro del Gobierno, finalmente la decisión oficial es utilizar estos nuevos fondos para cancelar deuda y financiar inversión pública en políticas de contención de la pandemia.

Por otro lado, Argentina canceló ayer una cuota de 345 millones de dólares en concepto de intereses al FMI. Se trata de la última cuota de intereses antes de que comiencen los pagos por el capital adeudado de 45.000 millones de dólares que tomó Mauricio Macri.