Después de semanas de conflicto, marchas y con un paro convocado para el próximo miércoles, el gremio de Sanidad y las empresas prestadoras de servicios de salud alcanzaron un acuerdo salarial que prevé un incremento del 45 %, como reclamaban los trabajadores del sector.

La Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (FATSA), liderada por el cegetista Héctor Daer y Carlos West Ocampo, junto con la Federación Argentina de Prestadores de la Salud, conducida por José Sánchez, culminaron así un conflicto que se extendió por semanas con movilizaciones de enfermeros y camilleros del sector privado en reclamo de la recomposición salarial.

La suba escalonada estipula un 15 % de aumento para julio, 15 % en septiembre; 10 % en noviembre y 5 % en febrero, mes en que se incluirá una revisión para evaluar la evolución de los precios en el período.

El incremento pactado desactivó también la convocatoria al paro y movilización que había realizado el gremio para el miércoles 4 de agosto, fecha en que se vencía la segunda conciliación obligatoria que había dictado el Ministerio de Trabajo para que continuase la negociación.

«Vamos a realizar el Paro Nacional de actividades por 24 horas el próximo miércoles 4 de agosto y lo vamos a acompañar con una Gran Marcha Nacional por las calles de la ciudad de Buenos Aires, para que todos puedan comprender la justicia de nuestro reclamo y acompañar a todos los trabajadores de la salud en su lucha», había manifestado en un comunicado la conducción de FATSA. 

«Si peleamos contra la pandemia, cómo no vamos a pelear contra la mezquindad de los empresarios», habían apuntado en el marco de la conciliación obligatoria que la cartera laboral resolvió extender. 

En sus redes sociales, el titular de la filial Buenos Aires del sindicato de Sanidad, Héctor Daer, se había sumado al reclamo y había apuntado también contra los empresarios del sector: «Aún en la situación límite de pandemia, donde los laburantes pusimos el cuerpo, el alma y dimos la vida, los empresarios siguen con sus mezquindades».

Al mismo tiempo que se cerró esta paritaria, el Gobierno nacional autorizó a las empresas de medicina prepaga a realizar aumentos del 9 % en el año: el primero en agosto, el segundo en septiembre y el tercero en octubre. Además, se aplicará otro 9 % en enero de 2022.