Tal como lo había adelantado el gobernador Axel Kicillof este martes, Daniel Gollan dejó su cargo como ministro para dedicarse de lleno a la campaña que lo tiene como precandidato a diputado nacional. En su lugar, asumió Nicolás Kreplak, que lo secundaba hasta ahora. «Vinimos desde la militancia que trata de tomar sueños de otras épocas. No somos nada individualmente: somos todos compañeros», dijo el titular de la cartera sanitaria al asumir.

Con la presencia de todo su Gabinete y de la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, Kicillof tomó juramento a Kreplak, quien prometió seguir trabajando en la misma línea que Gollan. «Me toca reemplazar a un amigo, compañero, un referente. Una de las personas más nobles que conozco, un ejemplo. Un doctorado en fortaleza y espíritu. Un maestro sabio y generoso, una persona imposible de doblegar. Va a ser no solamente un enorme candidato, sino que estoy seguro que va a tener una función destacadísima en el Congreso de la Nación para que sea una patria más justa», sostuvo en su primer discurso.

El flamante ministro también elogió a Kicillof por «conducir con una claridad que es impresionante», y destacó que en la pandemia «nunca estuvimos solos». «Todos nos acompañaron con muchísimo esfuerzo, en todos los estados, ya sea con los ministros y ministras como con los intendentes, y eso se agradece», aseguró.

Por otra parte, dijo que «la integración del sistema de salud fue la clave para que no hubiera colapso». «Hay que integrar el sistema de salud, esto se vio fuertemente en la pandemia, nosotros integramos las camas, los sistemas de diagnóstico, las derivaciones de emergencia, hicimos compras centralizadas que ayudaron a que hospitales municipales no se quedaran sin medicamentos, no dejamos sin oxígeno en los momentos más difíciles; esa fue la clave por la cual logramos evitar que colapse el sistema de salud en la provincia», afirmó.

El nuevo ministro señaló que «lo que nos pasó con la pandemia es que todos estamos relacionados con la salud, conocemos la historia de alguien que le pasó algo injusto con la salud. Y como viene diciendo Cristina, desde hace un tiempo ya, es necesario una reforma de fondo para garantizar más justicia social, más equidad con la salud. Toda la sociedad aprendió que no podemos achicar el Estado, que cuando se cierra un hospital después tiene consecuencias muy graves».

«En este momento tan duro solo podíamos tener generosidad, y se logró con creces. Quiero agradecer a mi familia en particular. Tener a la familia que nos acompañe es un orgullo», sostuvo Kreplak.

Por su parte, Kicillof destacó «el trabajo que ha hecho Daniel Gollan en una provincia tan grande y compleja, mostrando compromiso, sensibilidad y templanza para dar todas las discusiones». «Gollan forma parte de la escuela de los grandes sanitaristas de la Argentina, quienes han desarrollado la medicina en vínculo con lo comunitario y lo popular», indicó.

«Hay quienes creen que se pueden brindar respuestas desde lugares de mucha responsabilidad estando detrás de un escritorio, y otros, como Gollan y Kreplak, que recorren el territorio y predican con el ejemplo», señaló Kicillof, y concluyó: «En este desafío que tenemos por delante, contaremos con un gran compañero como Nicolás Kreplak para seguir escribiendo la historia del programa de vacunación más grande de la historia de la provincia».

Con apenas cuarenta años, Kreplak se convirtió en el decimotercer ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires. Docente de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA) y la Universidad Nacional de José C. Paz (UNPAZ), ex médico del hospital Ramos Mejía de CABA, el flamante ministro tiene en su currículum su paso por Nación, cuando secundó a Daniel Gollan en la cartera sanitaria durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner. Desde allí, fue el impulsor de diversos proyectos de salud comunitaria, siendo una bandera que levantó durante los años de macrismo, denunciando el vaciamiento en el sistema sanitario a través de la fundación que creó en 2015, Soberanía Sanitaria. Formado en la UBA, conoce desde aquella época a Kicillof, con quien compartió ámbitos y espacios de militancia. Luego de terminar la facultad se sumó a La Cámpora, agrupación en la que hoy es el principal referente en temas de salud.

Con esta fundación, de la que también es parte Gollan, realizó numerosos informes que evidenciaron el recorte en materia sanitaria –desde la falta de vacunas e insumos hasta el ajuste presupuestario y la eliminación de políticas públicas–. Asimismo, dirigió el documental La insubordinación de los privilegiados, que evidencia el negocio empresarial que prima en el manejo de la salud pública.