Las estadísticas oficiales difundidas por la cartera productiva que conduce Matías Kulfas indican que la producción industrial repuntó en junio luego de la baja que registró un mes antes producto de las restricciones implementadas en el marco de la segunda ola de covid. En un informe publicado por el Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI), en junio la industria experimentó un crecimiento desestacionalizado del 3 % frente a mayo, y se ubicó en promedio un 5,5 % por encima de 2019.

El estudio, que se realiza en base a un relevamiento del consumo energético sobre más de mil empresas, arrojó que «de los catorce sectores industriales, hubo diez que en junio crecieron respecto al mes previo en el consumo de energía, revirtiendo lo ocurrido en mayo». Comparado con el mismo mes de 2019, doce de esos catorce sectores consumieron más energía, mientras que ocho de los catorce consumieron más energía incluso que en junio de 2018, destacaron desde el organismo.

«Tras el freno experimentado en mayo por el impacto de la segunda ola de la covid-19, la economía argentina retomó la senda de la recuperación en junio, con indicadores que anticipan un crecimiento de 8,2% en la industria respecto al mismo mes de 2019», sostiene el informe.

De acuerdo con las cifras del CEP XXI, la industria automotriz y la construcción traccionaron la recuperación en el sexto mes del año. En el primer caso «se destaca que la producción automotriz alcanzó las 40.035 unidades en junio, lo que representa una suba del 67,4 % respecto a junio de 2019», mientras que en la construcción «los despachos de cemento crecieron 12,3 % en junio de 2021 contra junio de 2019».

Al mismo tiempo, el informe destaca que durante los primeros días de julio la tendencia fue similar. En los primeros catorce días del mes la industria operó 8,2 % por encima del mismo período de 2019 y 0,6 % por arriba del mismo período de 2018, según los datos del organismo.

Por fuera del panorama industrial, desde el Centro de Estudios para la Producción también destacaron la recuperación de otras actividades, como gastronomía, recreación y cultura y turismo, particularmente afectados por las restricciones a la circulación durante la pandemia y fundamentalmente frente a las últimas disposiciones en el marco de la segunda ola de covid-19. Uno de los datos que recolectó el estudio fueron las búsquedas de Google, que permiten «conocer las tendencias económicas en tiempo real de ciertos sectores». Muchos de los términos relevados de esa forma mostraron una recuperación fuerte, aunque continúan por debajo de las operaciones previas a la pandemia.

Por otro lado, desde el organismo que depende del Ministerio de Desarrollo Productivo destacaron que, según los últimos datos de la cartera de Trabajo, el empleo asalariado formal en el sector privado registró en abril un crecimiento del 0,7 % (+40,6 mil empleos), lo que ubicó a ese mes como la mayor variación positiva desde el comienzo de la serie en 2009. «Si bien el empleo formal privado continúa 1,6 % por debajo de los niveles de febrero de 2020, desde agosto pasado se recuperaron 100 mil puestos de trabajo formales», señalaron, y agregaron que es esperable que la mejora frene en la medición correspondiente a mayo producto de la segunda ola de covid.