La inflación de junio fue del 3,2 %, según informó este jueves el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC). Con este registro, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) alcanzó en el primer semestre de 2021 el 25,3 %, y en términos interanuales superó la barrera del 50 %.

Según los datos del órgano estadístico, el rubro Alimentos y bebidas no alcohólicas fue el de mayor incidencia en todas las regiones del país, aunque no fue el que mayor incremento registró.

Comunicación (7 %) y Bebidas alcohólicas y tabaco (5,5 %) fueron los dos segmentos que mayores subas registraron, impulsados por las subas en telefonía móvil e internet, en el primer caso, y por el precio de los cigarrillos, en el segundo. Por otro lado, las dos divisiones de menor aumento en el mes fueron Educación (1,1 %) y Bienes y servicios varios (2,0 %).

En el caso de los alimentos, las subas estuvieron marcadas «principalmente por los aumentos en Carnes y derivados; Leche, productos lácteos y huevos; Pan y cereales; Aceites, grasas y manteca; y Café, té, yerba y cacao», según detalló el organismo que conduce Marco Lavagna.

A pesar de mantener el mismo nivel del promedio general en junio (3,2 %), el precio de los alimentos aumentó por encima de la inflación acumulada en el primer semestre, con un 26,4 % en el período. En la sumatoria del año, Educación (37,2 %) y Transporte (32 %) son los que lideran los incrementos. 

En junio volvió a incrementarse por encima del promedio general el precio de la carne, a pesar de las medidas aplicadas por el Gobierno para desacoplar los precios internacionales del mercado doméstico. En el caso de la carne, la suba registrada en el Gran Buenos Aires fue del 4,6 % y, con excepción de la región Pampeana y la Patagonia, superó el 4 % en el resto del país.

En lo que va del año, esos productos aumentaron muy por encima del nivel que registraron los precios de los alimentos: 33,5 % en el Gran Buenos Aires, frente al promedio general de 26,6 %. En este rubro también tuvieron subas importantes los segmentos de Leche, productos lácteos y huevos (35 %) y Aceites, grasas y manteca (30,8 %).

En este marco, tanto las empresas y sindicatos como el propio Gobierno impulsan una revisión generalizada de las paritarias para evitar que se profundice la caída del poder adquisitivo del salario que se produjo durante el Gobierno de Mauricio Macri y se mantuvo durante el 2020 pandémico.