El gobierno de la provincia de Buenos Aires envió un proyecto de ley a la Legislatura destinado a derogar la Ley N° 15.008 sancionada durante la gestión de María Eugenia Vidal. La iniciativa apunta a restituir el 82 % móvil en las jubilaciones de las y los empleados del Banco Provincia y a establecer la edad de 60 años para la jubilación de las mujeres de este banco público. En el caso de los hombres, se mantiene en 65 años.

A través de la Ley N° 15.008, el 20 de diciembre de 2017 la Cámara de Diputados aprobó una polémica reforma del régimen de jubilaciones del Banco Provincia (Caja de Jubilaciones, Subsidios y Pensiones del Personal del Banco de la Provincia de Buenos Aires). 

La medida fue rechazada por la totalidad de los actores que conforman la Caja de Jubilaciones del Banco Provincia. Esto generó un alto nivel de litigiosidad. Hubo más de 2.000 presentaciones de medidas cautelares y más de 7.000 reclamos individuales. Las demandas se iniciaron principalmente contra la reforma que la ley había impuesto sobre la fórmula de movilidad de jubilaciones y pensiones, la tasa de sustitución y el financiamiento de la Caja. 

Ante este panorama, el Gobierno de Axel Kicillof presentó la iniciativa de reforma para atender los reclamos sindicales, que fue consensuada en una mesa de diálogo entre el Ejecutivo y la Asociación Bancaria.

La iniciativa sube los aportes de los trabajadores activos del 14 al 16 % del salario, y el de los jubilados del 10 al 12 % de los haberes, a la vez que eleva del 16 al 21 % las contribuciones del Banco de la Provincia de Buenos Aires.

Asimismo, restituye el 82 % sobre el promedio actualizado de las remuneraciones mensuales percibidas durante el período de 120 meses inmediatamente anteriores a la cesación del servicio. Con Vidal había sido reducido al 70 % y sobre el último cargo.

La medida busca achicar el déficit de la Caja de Jubilaciones, que el año pasado superó los 10.000 millones de pesos. Para esto, incorpora una contribución adicional del Banco Provincia y una partida presupuestaria de Provincia. «De esta manera, se garantizaría un horizonte de previsibilidad en la cobertura de prestaciones en el marco de una trayectoria esperada de reducción gradual del déficit», indicó la iniciativa.

Además, el Banco mantendrá su contribución especial en la medida que la Caja resulte deficitaria y hasta tanto se recomponga la relación entre afiliados activos y pasivos.

Kicillof había adelantado el proyecto el mes pasado, durante la inauguración del 48° Congreso Nacional Ordinario de la Asociación Bancaria. Allí, junto al presidente Alberto Fernández y el secretario general de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, abogó por «construir un proyecto de ley que termine con los efectos de la Ley 15.008 que impulsó el gobierno anterior, y que nos permita empezar a transitar un camino mejor, mucho más justo y que contemple a todos los sectores».