La decisión del economista Martín Tetaz de integrar la nómina electoral de Juntos por el Cambio de la mano de María Eugenia Vidal acaparó la atención de los medios de comunicación. Tetaz se acopló al ala «moderada» de la coalición opositora, que tiene entre sus referentes a Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, y que ahora parece confrontar con sus socios del PRO «duro», entre ellos, Mauricio Macri y Patricia Bullrich.

Esta nueva oportunidad de Tetaz para subirse a la competencia electoral marca un paso más en el largo camino que el economista de 46 años comenzó a dibujar a finales de la década de los noventa como dirigente estudiantil, hasta convertirse en uno de los principales militantes mediáticos del plan económico de Cambiemos.

Para conocer los inicios de Tetaz en la política hay que remontarse a finales del menemismo, cuando en 1998 llegó a ser presidente del Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNLP, de la mano de Franja Morada, brazo juvenil de la UCR que se mantenía inamovible en la conducción de esa casa de estudios desde 1994. Por entonces, se anticipaba la llegada de la incipiente Alianza, que coronaría a Fernando De la Rúa como presidente y en quien muchos veían la vuelta de una nueva «primavera» radical.

En el plano universitario, la Franja se movía al ritmo de las debacles del Gobierno de De la Rúa, quien profundizó la convertibilidad menemista de la mano de Domingo Cavallo. El fracaso de la Alianza –con el propio De la Rúa renunciando y escapando de la Casa Rosada en helicóptero– provocó un fuerte desaliento en la generación radical joven a la que Tetaz pertenecía.

La vuelta del economista al escenario público llegaría mucho tiempo después, en medio de la pugna política entre el Gobierno kirchnerista y la alianza Cambiemos que, para el año 2015, buscaba llegar al poder de la mano de Mauricio Macri. Para ello, contaba con la asociación del radicalismo con la entonces «novedosa» derecha PRO, construida durante años de gestión en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En ese entonces, la mirada de Tetaz sobre el posible salto del ex presidente de Boca al Ejecutivo nacional no era la mejor. «No se festeja cuando llevás de candidato a Presidente a un señor que no esta preparado, que jamás estudió y que no puede hablar de corrido», se quejaba en octubre de 2015 el economista y docente universitario, a través de su cuenta de Twitter.

Cabe destacar que, puertas adentro, las diferencias entre la UCR y el PRO ya eran latentes desde el inicio de la gestión Cambiemos. Y su traducción en La Plata podía incluso rastrearse en la tensión que supo mantener en el pasado el propio Tetaz con su antiguo correligionario de la Franja Fernando Ponce, devenido luego en ladero del flamante intendente Julio Garro, convertido en uno de los «preferidos» del macrismo en la provincia de Buenos Aires.

No obstante, Tetaz no solo comenzó a amigarse con la nueva gestión y cambiar la boina blanca por los globos amarillos, sino que se convirtió en uno de los más férreos defensores mediáticos del modelo económico de Mauricio Macri. Tal fue así que se convirtió en uno de los vaticinadores del mentado «segundo semestre».

En medio de tarifazos y olas de shock inflacionario apenas llegado Macri a la Casa Rosada, Tetaz peleó a capa y espada por predecir buenas proyecciones para la economía. Decía que la economía iba a generar en julio de 2016 apenas un 2 % de inflación mensual.

«A diferencia de lo que ocurría hasta ahora, hay abundancia de dólares y los tarifazos ya pasaron. Con dólar planchado por mucho tiempo, o incluso bajando, y los aumentos de tarifas en el pasado, al menos hasta 2017, la inflación debería volver a partir de agosto a los niveles de 2015, en el orden del 2% mensual», sostenía en ese entonces desde las páginas del diario platense El Día.

Para ese entonces, Tetaz subía el tono de sus intervenciones mediáticas y su cuenta de Twitter se convertía en su trinchera para profundizar su militancia de las medidas financieras del Gobierno, al mismo tiempo que polemizaba con detractores. «La gratuidad [de la educación] la garantiza Franja Morada. Por suerte el peronismo no existe en la universidad. Por eso la intervinieron varias veces», fue una de tantas intervenciones en la red social de aquel entonces.

Ya para 2017, Tetaz aumentaba su presencia en las redes sociales y, al mismo ritmo, sus lecturas de la coyuntura, a la que el economista le imprimía un marcado optimismo. En ese entonces pronosticó una inflación para el año siguiente del 17 %, cifra que la realidad se llevó puesta con más de 47 %, pico que no se alcanzaba desde la hiperinflación de finales del alfonsinismo.

Ese mismo año, Tetaz incluso sorprendió en un coloquio de la entidad empresarial IDEA con una llamativa comparación: «Si respirás quince minutos el aire que se respira acá en IDEA salís pensando que vamos a ser Australia. Falta que eso se transmita a reclamos concretos».

Mientras tanto, el dólar cruzaba en 2018 el límite de los veinte pesos y las predicciones de Tetaz ya hacían agua. Eso no impidió que el economista, devenido ya en columnista «estrella» en programas de televisión y radio, defendiera una de las apuestas más controversiales de la gestión de Cambiemos: los créditos UVA.

El mecanismo de créditos para vivienda indexados a la inflación fue una de las grandes estafas del macrismo, tras el descalabro financiero ocurrido en el último año de gobierno. Desde su creación en 2016, las escaladas inflacionarias generaron una acumulación de deudas que superaron el 200 % para 2019.

A pesar del evidente fracaso de la implementación de la medida ante intereses de deuda que subían con la inflación y salarios que se desplomaban, Tetaz reivindicaba los UVA y adjudicaba el problema a unas 5.000 familias que «están teniendo dificultades» para pagar. «En general la crítica está originada en el reclamo de unos 5.000 hipotecados del colectivo Hipotecados UVA que están teniendo dificultades para llegar a pagar la cuota (a pesar de que la mayoría de ellos cumple con su compromiso), que es propagado en redes por militantes K», expresó el economista allá por 2019.

Tras la retirada del macrismo y la llegada del Frente de Todos al Gobierno nacional, Tetaz se limitó a sus colaboraciones radiales en el programa de Jorge Lanata. Desde allí mantuvo una relativa distancia de la arena política –al igual que muchas figuras que, post-Cambiemos, apostaron a no quedar pegadas al «salvavidas de plomo» de Mauricio Macri–.

Su ingreso a la disputa electoral este año de la mano de María Eugenia Vidal, en tanto, lo catapultó una vez más al ojo público. La expectativa se abre sobre si la inclusión de Tetaz sumará puntos en las urnas. El economista, por las dudas, hasta el momento no lanzó ningún vaticinio.