El ministro de Economía, Martín Guzmán, adelantó este martes que durante su viaje a Italia esta semana, donde participará de un encuentro de ministros del G20, también mantendrá reuniones técnicas con representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI) y con su directora, Kristalina Georgieva. Buscará avanzar en las negociaciones que Argentina tiene con el organismo para modificar los términos del ruinoso acuerdo stand by que firmó Mauricio Macri en 2018.

«Estamos emprendiendo una nueva gira por el G20. Vamos a tener reuniones técnicas con el FMI para poder resolver el enorme problema que las políticas de Juntos por el Cambio le generaron a Argentina con un préstamo histórico de 45.000 millones de dólares desembolsados», afirmó el funcionario. 

El anuncio de las nuevas reuniones de trabajo con los representantes del Fondo lo hizo durante la entrega del buque corbeta ARA Robinson a la Armada Argentina, acto que compartió con el ministro de Defensa, Agustín Rossi. La nave, originalmente producida en el Astillero Río Santiago, fue reparada en el astillero Tandanor con financiamiento del Fondo Nacional de la Defensa.

Allí, el titular de la cartera económica consideró que el proceso de endeudamiento del macrismo generó «una carga insostenible» y que resolver el problema es fundamental para «contar con las capacidades que se requieren para las políticas públicas para el desarrollo».

Guzmán destacó, por otro lado, las negociaciones que lleva adelante el Gobierno de Alberto Fernández, y resaltó el acuerdo alcanzado con el Club de París para retrasar la cancelación del último vencimiento que se pospuso hasta el año que viene.

En la misma línea, recordó la negociación con los acreedores privados del año pasado, que significó «un alivio sustancial de 37.000 millones de dólares en un período de diez años, reduciendo fuertemente la carga de intereses, bajándola de 7 a 3 %». «Eso es un logro importante para el futuro y presente de la Argentina», remarcó. 

«El Gobierno está resolviendo problemas para tener una carga de compromisos en dólares que sea sostenible, que significa para la Argentina mayores oportunidades de generación de empleo, de reducir la inflación y de políticas de desarrollo industrial para el desarrollo productivo», sostuvo Guzmán.