EDELAP vuelve a ubicarse en el centro de las críticas por parte de vecinos platenses, en este caso de la zona de Barrio Argentino, donde realizaron una protesta en la calle ante los reiterados cortes y descensos de la tensión en la zona. El barrio, ubicado en 175 y 526, linda con el Hospital Alejandro Korn y tiene más de 150 viviendas que, en pleno invierno, padecen la falta del servicio básico.

“No hay luz y no podemos prender las estufas; la mayoría estamos encendiendo braseros y carbón con el riesgo que todos sabemos que conlleva el monóxido de carbono”, expresó Valeria Ledesma, residente de la zona y una de las vecinas que este jueves se manifestó en el corte en la intersección de 520 y 179.

En sus dos años de existencia, el barrio ya ha sufrido en reiteradas ocasiones las fallas en el servicio de energía eléctrica. Por ello, el reclamo va dirigido tanto a la empresa distribuidora de energía como a la gestión municipal de Julio Garro, a la que exigen presencia y soluciones. “Hace muchísimo frío, se enferman las criaturas, se enferman de frío”, reclamó Ledesma.

No es la primera vez que EDELAP recibe críticas y protestas por las fallas en el servicio en pleno invierno. Durante julio del 2020, en la etapa de mayor delicadeza de la primera ola de covid-19, los cortes fueron generalizados en zonas como City Bell, Savoia, Villa Elisa, Olmos, Melchor Romero, Arturo Seguí, Zona Norte del casco urbano, Sicardi y Altos de San Lorenzo, entre otras.

En ese momento, el impacto y prolongación de las falencias de la empresa fueron tales que tuvieron repercusión en la órbita legislativa de la provincia de Buenos Aires. Fue la diputada Florencia Saintout, del Frente de Todos, quien presentó entonces un proyecto de repudio contra la firma.

“En el mismo momento que aumentaba las tarifas de manera infernal, se dio la falta de inversión, el mal servicio y el vínculo directo con el macrismo. El intendente debería estar a la cabeza de este reclamo”, expresó la diputada en aquel momento.

En el caso de Barrio Argentino, la complicación con el suministro de luz no es el único problema que atraviesan. Semanas atrás, vecinos del lugar incluso debieron hacerse cargo de vaciar el sistema cloacal del barrio, que había colapsado porque pese a los reclamos, aún no se ha conectado a la red central.