Tras treinta años de concesión a empresas privadas, el Estado retomará el control sobre tres ramales ferroviarios de carga, luego de que el Ministerio de Transporte rechazara los pedidos de prórroga de las firmas que explotaban el servicio.

«Las concesiones ferroviarias de cargas arrojan, al cabo de casi 30 años, un balance negativo en términos de estado de la infraestructura (velocidad y ramales perdidos)», fue la conclusión a la que arribó la Comisión Especial de Renegociación de los Contratos, que recomendó a la cartera que conduce Alexis Guerrera no renovar las concesiones de Ferroexpreso Pampeano S.A., Nuevo Central Argentino S.A. y Ferrosur Roca S.A.

Esas empresas explotaban el servicio de los tres ramales desde comienzos de los años noventa, y los contratos, que tenían vigencia de explotación por treinta años, podían ser extendidos diez años más.

El vencimiento de esos contratos es, para el caso de Ferroexpreso Pampeano, el 31 de octubre próximo; el de Nuevo Central Argentino será el 21 de diciembre de 2022, y el de Ferrosur Roca, el 10 de marzo de 2023. Con esta medida, el Estado retomará el control a partir del año que viene y los ramales serán operados por la sociedad Belgrano Cargas y Logística S.A., creada en 2013 para la operación, explotación comercial y logística de trenes.

Más allá de la recuperación del servicio, la Comisión Especial de Renegociación de los Contratos recomendó también continuar con la participación público-privada para la operación de los ramales, y apuntó que «el papel de los actores privados debe circunscribirse a la operación de las cargas que consigan, cuestión en la que su colaboración con el sistema resulta útil y saludable, en atención a su experticia en la gestión comercial».

«La Ley N° 27.132 establece como un principio de la política ferroviaria la participación pública y privada en la prestación y operación de los servicios de transporte público ferroviario», dice el informe, y destaca que «los actuales concesionarios -que, junto a Trenes Argentinos Cargas S.A., son los únicos operadores ferroviarios de cargas en la actualidad- gestionan unas 16 millones de toneladas anuales, es decir, más de un 70 por ciento del volumen total transportado por el sistema, y que dicha actividad, el estado de madurez de los procesos logísticos gestionados y la fidelización de la clientela son cuestiones que deben ser consideradas».