Organizaciones sociales realizaron este miércoles cien ollas populares en distintos puntos de La Plata para reclamar «vacunas y alimentos para seguir atravesando la pandemia». En ese sentido, lanzaron fuertes críticas al intendente Julio Garro por la subejecución en las partidas alimentarias, que se vio reflejada en la última rendición de cuentas.

La actividad fue convocada por un gran número de organizaciones que tienen despliegue territorial en La Plata: la Unión de Trabajadores Excluidos, el Movimiento Evita, la Corriente Clasista y Combativa, el Movimiento Justicia y Libertad, Surge, Somos Barrio de Pie, Octubres, Agrupación Evita, entre otras. A las 13 hs brindaron una conferencia de prensa en 7 y 50.

«Somos esenciales. Desde el primer día de la pandemia hemos estado con las promotoras de salud, con los campesinos produciendo, las compañeras revolviendo la olla, revolviendo la comida. Se nos ha puesto el mote de esenciales porque así lo somos. Hemos sido esencial para que el sufrimiento sea menor, a pesar de que tenemos un intendente que juega todo para atrás», comenzó diciendo Ramiro Berdesegar, referente de la Corriente Clasista y Combativa.

En ese sentido, destacó que, si bien reconocen «el esfuerzo que se hace para conseguir vacunas en un mundo donde son botines de guerra de los imperialismos», como trabajadores esenciales piden ser inoculados.

«Sentimos vergüenza de la política de este intendente que recién el día de hoy ha depositado para algunos comedores que tienen asistencia por parte del Municipio», agregó Berdesegar. Vale recordar que la semana pasada cooperativistas denunciaron el atraso en los pagos de sus salarios, así como también a los comedores que administran organizaciones sociales.

Otro de los puntos de la movilización tiene que ver con la falta de coordinación con los Comités Populares de Crisis, que en el pico de la pandemia se convirtieron en una herramienta central para la distribución de alimentos a los comedores. «El intendente ha cortado la asistencia que daba a través de los comités y tiene una política de espalda a esa necesidad que ha ido creciendo», agregó en la conferencia de prensa Berdesegar.

En la misma línea, desde el Movimiento Justicia y Libertad pidieron por los comedores y el reconocimiento a quienes trabajan allí. «Los que estamos acá estamos en el comedor, conocemos y vemos a la gente que viene a retirar. Sabemos las necesidades porque está faltando. Hace tres semanas que no abrimos el comedor porque no tenemos nada», explicó Toribia, referente de esta organización, quien aseguró que cuando llega alimento del Municipio es escaso, por lo que pidió aumentos a las tarjetas de los comedores.

«Somos necesarios en los comedores y copas de leche. Abrimos de lunes a viernes. Necesitamos de las vacunas. Tenemos compañeros que han fallecido, no solo grandes sino jóvenes», agregó la referente de Justicia y Libertad.

Desde el Movimiento Octubres, en tanto, hicieron hincapié en la falta de políticas para erradicar la violencia de género. «La mesa local no trabaja, no hace territorio. Nos miente en la cara. Nos dicen que nos van a capacitar, que nos van a ayudar con compañeras de los barrios, y es totalmente mentira. Tenemos muchas compañeras en situación de calle que son rehenes en sus casas porque no se pueden ir, porque no tienen a dónde ir con los chicos», denunciaron.

Asimismo, las organizaciones pusieron el foco en el cordón florifrutihortícola, que viene reclamando políticas para el sector así como mayor presencia del Estado municipal en la zona. «Necesitamos más seguridad, más luminarias. El Municipio hace mucho se ha comprometido», indicaron.

«La situación para los campesinos es bastante complicada. Lo que venimos planteando es el acceso a la tierra. Hay mucha tierra ociosa que la queremos poner en producción», puntualizaron, y concluyeron: «Queremos la vacunación para los campesinos. Somos esenciales, hemos producido durante la pandemia y lo seguimos haciendo».