Este miércoles 23 de junio, Cuba presentó en la Organización de Naciones Unidas la resolución que reclama el fin del bloqueo económico, comercial y financiero que Estados Unidos mantiene arbitraria y unilateralmente contra la isla.

Como todos los años, la votación fue contundente: 184 países apoyaron la resolución, tres se abstuvieron y solo dos (Estados Unidos e Israel) votaron en contra.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, festejó el resultado de la votación y señaló en Twitter: «¡Contundente victoria! El discurso imperial cínico, mentiroso y calumnioso es tan inmoral, descarado y obsoleto como lo es el criminal bloqueo. El mundo está con Cuba. Se aísla EE.UU., no tiene derecho a sancionar».

El daño que le hace al pueblo cubano el criminal y arbitrario bloqueo norteamericano se ha profundizado durante la pandemia. Las expectativas de que el cambio de administración en la Casa Blanca generara un giro en la política hacia la isla parecen quedar en la nada. Joe Biden mantiene y profundiza las políticas agresivas de Donald Trump.

El bloqueo norteamericano tiene como objetivo asfixiar económicamente al pueblo cubano, generar desabastecimiento y malestar en la población y, así, forzar un cambio de gobierno y de sistema político. Pero ese proyecto ha fracasado sistemáticamente.

Para tener una dimensión de lo que representa esta votación en Naciones Unidas, Contexto dialogó con Juliana Marino, ex embajadora de Argentina en La Habana, quien señaló que «una vez más la voz de la mayoría de los países, 184 en esta oportunidad, resuena en el recinto de las Naciones Unidas diciendo ‘¡NO AL BLOQUEO A CUBA!’».

La dirigente se preguntó: «¿Qué es lo que Estados Unidos no entiende? ¿Por qué no se avergüenza de su desobediencia a un mandato del mundo entero? ¿Por qué cree que le es dable incumplir?», y se respondió contundentemente: «Porque se lo permitimos».

«Este mandato de Naciones Unidas debería estar presente en cada reunión bilateral o multilateral, en cada viaje, visita de presidentes y delegaciones. La denuncia de la crueldad del bloqueo en pandemia debería presidir la vida de las relaciones internacionales», remarcó la exdiplomática.

A pesar de los más de sesenta años de bloqueo, Cuba ha logrado mantener su soberanía y sus convicciones, ha enviado brigadas médicas a distintos países para combatir la pandemia y, pese a las limitaciones para adquirir diversos recursos, ha logrado desarrollar cinco proyectos de vacunas contra la covid-19, dos de las cuales ya han demostrado una muy alta eficacia: Soberana 02 y Abdala.

El Gobierno de Joe Biden sigue, al igual que su predecesor, obstinado en una política que ha fracasado y seguirá fracasando. El bloqueo ha demostrado que al único que aísla es al propio Estados Unidos.

Discurso completo del canciller cubano, Bruno Rodríguez, en la ONU: