Luego de vencido el plazo de pago de la deuda que el Estado argentino mantiene con el Club de París, y en el marco del período de gracia que el organismo otorgó al país antes de la declaración de default, el ministro de Economía, Martín Guzmán, anunció que las partes alcanzaron un acuerdo en el que extenderán los plazos y que en ocho meses el Gobierno tendrá un alivio de 2.000 millones de dólares.

En el anuncio, que realizó en conferencia de prensa, el ministro explicó que entre el próximo 31 de julio y marzo del año que viene el Gobierno realizará pagos por unos 430 millones de dólares. Este principio de acuerdo le otorgará más tiempo para continuar con la renegociación de los términos del acuerdo original que permita extender en el tiempo la cancelación del monto total, al tiempo que continúa también el diálogo con el Fondo Monetario Internacional.

Desde el vencimiento del plazo el mes pasado, diversos economistas y los propios funcionarios del Gobierno confiaban en alcanzar un acuerdo previo que permitiera evitar el default en julio. Durante ese período, el propio Alberto Fernández había viajado con Guzmán a Europa para intentar cosechar apoyos en las negociaciones con el Club de París.

Las posibilidades de esa resolución se desprendían de que ambas partes esperaban lo mismo: el Gobierno, una extensión de tiempo que le permitiera finalizar con la negociación con el FMI, actualmente la deuda más importante por su peso y el cronograma de vencimientos; y el foro de países acreedores también aguardaba una resolución previa de esa negociación para firmar un eventual acuerdo.

«Hemos llegado a un entendimiento con el Club de París para obtener un puente de tiempo que nos permita no tener que enfrentar una situación de incumplimiento o default el día 31 de julio de este año», dijo Guzmán en la conferencia que encabezó este martes.

El ministro destacó que «en ese período de ocho meses, en lugar de hacerse frente a los aproximadamente 2.400 millones de dólares programados, se hará frente a un conjunto de pagos que sumarán alrededor de 430 millones».

Los pagos serán a cuenta del capital de la deuda total y comenzarán el próximo 31 de julio. El segundo desembolso será en 2022, «en un esquema de pagos proporcionales», según explicó.

El ministro analizó, por otro lado, que pagar la cantidad adeudada al Club de París generaría mayor inestabilidad macroeconómica y cambiaria, al mismo tiempo que un eventual default. «Una situación de default también hubiese generado efectos desestabilizantes y de incertidumbre e imprevisibilidad que en este contexto harían particular daño», señaló.

«El entendimiento consiste en que la Argentina tendrá tiempo hasta el 31 de marzo del año 2022 para apuntar a una reestructuración más permanente con el Club de París, y que la Argentina continuará haciendo esfuerzos para llegar a un entendimiento con el FMI que nos permita refinanciar el stock de la deuda de 45.000 millones de dólares que el gobierno de Juntos por el Cambio tomó entre 2018 y 2019, que no fueron utilizados en modo alguno para aumentar la capacidad productiva de la economía», manifestó Guzmán.