El periodista Daniel Santoro sumó un nuevo procesamiento tras ser señalado como partícipe necesario del delito de extorsión en grado de tentativa, en el marco de la causa por espionaje ilegal y extorsión que instruye el juez Martín Bava en los tribunales de Dolores. 

En la causa, que hasta el año pasado estaba a cargo del juez Alejo Ramos Padilla, el magistrado que subroga en el juzgado de Dolores consideró que, después de analizar los intercambios de correos entre el periodista y el falso abogado, está acreditado que ambos compartían información «respecto de la víctima, en el mismo tiempo en que se sucedían los aportes del imputado para el desarrollo de la extorsión». 

En el expediente se analizaron 61 correos electrónicos que contenían información que según el juez sirvió para determinar el vínculo entre el supuesto agente de la DEA y el columnista de Clarín. Uno de ellos contenía un informe con datos del empresario petrolero Mario Cifuentes. 

El caso se conoció en 2019, cuando, luego de estallar el escándalo en el que también está implicado el fiscal federal Carlos Stornelli, el empresario patagónico denunció haber sufrido una extorsión por parte de D’Alessio, quien reclamaba el pago de un millón doscientos mil dólares a cambio de «limpiarle» sus deudas con AFIP y evitar ser investigado en una «causa negra». 

Uno de los episodios relatados por el empresario fue la mención que el periodista hizo en el programa Animales Sueltos de su empresa OPS. En ese episodio, el empresario había recibido horas antes un llamado telefónico del falso abogado recomendando mirar ese programa. Lo curioso es que la mención de Santoro de la empresa fue en el marco de una noticia que no tenía nada que ver con Cifuentes. También fue calificado por el periodista como el «nuevo Lázaro Báez» en un artículo que publicó en Clarín.

«Ha culminado el análisis de los correos electrónicos que, a lo largo de más de dos años, intercambiaron Marcelo D’Alessio y Daniel Santoro, medida de prueba que resultaba de gran importancia para evaluar la calidad del vínculo que estos mantenían, y en particular, el dolo requerido por las figuras delictivas que le fueron reprochadas a Santoro», señaló Bava. 

Santoro enfrenta actualmente procesamientos en Dolores por la participación en distintos hechos achacados a Marcelo D’Alessio como cabeza de una asociación ilícita abocada a actividades de inteligencia ilegal y extorsión. También tiene un procesamiento en Comodoro Py en una causa que instruye el juez Luis Rodríguez, por un hecho similar contra el empresario aduanero Gabriel Traficante.