Cooperativistas que trabajan para la Municipalidad de La Plata denunciaron este viernes a través de un comunicado que «no van a cobrar sus magros salarios de $8250, antes del día del Padre», un atraso que se viene dando mes a mes y que ahora parece estirarse hasta el 22 de junio.

Según detallaron desde el Movimiento Surge, a esto hay que sumarle la deuda de «un aumento comprometido a principio de año y además los aumentos subsiguientes que sí se les percibió a los cooperativistas con convenios».

«Entendemos que esta acción es parte de la continua persecución que lleva adelante el intendente con nuestra organización, ya que plantearon que éramos sus enemigos abiertamente ante compañeros de nuestra organización», cuestionaron desde el Movimiento Surge. «Además, no depositaron el dinero de las tarjetas de comedores. Este domingo ni guiso en la mesa de los más vulnerables habrá», agregaron.

En diálogo con Contexto, Ángel Ibáñez, referente de la organización, detalló que cobrarán la semana que viene, «a partir del martes, con suerte», y que «los retrasos de pagos se vienen dando hace dos o tres meses» a pesar de haberles «fijado cobro el 15 de cada mes».

«La situación es muy particular, porque es el Día del Padre y los compañeros estaban esperando que se cobrara hoy o mañana y eso no va a suceder», sostuvo. «Los compañeros habían hecho planes que se vieron frustrados por esta decisión que toma la Municipalidad», destacó.

Por otro lado, desde Surge advirtieron que las tarjetas para los comedores no fueron cargadas «y eso también genera un inconveniente muy grande, porque habíamos pensado cubrir una comida distinta para por lo menos festejar el Día del Padre, y al no estar esa tarjeta ni siquiera van a poder comer un guiso».

Según el referente del Movimiento Surge, desde el Municipio alegaron que se trata de un problema bancario, «pero si ellos hubiesen iniciado el trámite para el pago el lunes nosotros ya hubiéramos cobrado», cuestionó.

«No es un problema bancario, es una definición política de la Municipalidad. Nosotros creemos que tiene que ver con una persecución a la organización y hacia mí», explicó Ibáñez.

Vale recordar que el Movimiento Surge fue una de las primeras organizaciones que cuestionó el pase a planta municipal, por sus magros salarios y por los contratos a tres meses, conflicto que duró varias semanas y que llevó a movilizaciones a las puertas de la Comuna. Incluso fue una de las organizaciones que sufrieron despidos, revertido «gracias a la lucha en las calles».

En este marco, Ibáñez destacó que, si bien hubo un aumento salarial para cooperativistas este año, quienes integran la organización no lo recibieron. «Si bien estuvimos en las reuniones donde se discutió los aumentos, esos aumentos no existieron para nosotros», destacó.