A una semana del anuncio del gobernador Axel Kicillof sobre la vuelta a las clases presenciales en territorio bonaerense, en La Plata continúa de manera gradual el trabajo para acondicionar los establecimientos para los casi 120.000 estudiantes de primaria y secundaria de la capital bonaerense. Desde el Consejo Escolar local destacaron la tarea de Provincia y señalaron con preocupación la inacción del Municipio.

En La Plata, una de las principales tareas fue la reactivación de la calefacción en los colegios, punto que requiere el despliegue de cuadrillas y técnicos para cubrir las casi 320 instituciones de la ciudad. A esto se suman tareas de refacciones en varios edificios.

«Logramos que el primer día hubiera setenta escuelas abiertas. Las estufas van a terminar de prenderse el viernes de la semana que viene, aproximadamente. Ese fue el problema principal. Después hay problemas de infraestructura muy particulares», explicó a Contexto el vicepresidente del Consejo Escolar de La Plata, Emanuel Insaurralde.

«Al día de hoy hay 135 edificios con su calefacción encendida. Uno puede pensar que es un tema menor, pero no lo es, no estamos hablando de prender una estufa en una casa particular. No basta con que vaya el gasista matriculado y lo prenda, sino que a veces hay que hacer arreglos, desarmar, limpiar. De todas maneras, hay un buen ritmo», explicó Insaurralde en relación con el cronograma de mantenimiento, donde todavía resta alcanzar unas 180 instituciones más.

También realizó críticas por la «falta de articulación» con la gestión de Julio Garro. «El Municipio cuenta con el presupuesto educativo, que es de 600 millones de pesos. Nosotros tenemos cero nivel de articulación con el Municipio. No sabemos qué hace. Sabemos que tienen pautada una que otra obra con Provincia. Pero en lo que es mantenimiento, no está colaborando de ninguna manera», explicó Insaurralde.

«El presupuesto del Concejo Escolar, con todo lo enviado por Provincia, este año ronda los 200 millones de pesos, lo cual es extraordinario, solo lo logró en el gobierno de Axel Kicillof. Si se está pudiendo abordar lo que hace el Consejo, es por la inversión pública», agregó. Como muestra de la desidia del Monicipio, basta observar que en la rendición de cuentas del presupuesto 2020 trascendió que en el área de Cultura y Educación la gestión de Julio Garro ejecutó el 83 % de los recursos asignados, lo que determinó que 317.116.421,83 pesos no fueran utilizados.