Este martes, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, se refirió a las declaraciones de Cristina Fernández de Kirchner, quien además de dejar fuertes mensajes para la dirigencia política insistió en la necesidad de integrar el sistema de salud. «Estamos todos trabajando en eso», aseguró la integrante del Gabinete. Su par bonaerense, Daniel Gollan, la respaldó y lo calificó como «un problema estructural de muchos años» que se agudizó con la pandemia.

La vicepresidenta, este lunes en La Plata, volvió a referirse a la integración del sistema público y privado. «Vamos a tener que repensar todo el sistema de salud. Las prepagas no saben dónde colocar a la gente. Dicen los que saben que tal vez vengan otras pandemias. Lo peor que nos puede pasar es negarnos a discutir la realidad», sostuvo.

Vizzotti, consultada el martes, aseguró que ya se trabaja en esa línea. «Estamos todos trabajando en eso, en disminuir la fragmentación del sistema de salud. Esta pandemia ha sido una oportunidad muy grande para disminuir esa fragmentación y entender que la salud es una sola y sin lugar a dudas, como en cada crisis, surge una oportunidad», dijo.

En ese sentido, explicó que se debe buscar «fortalecer no solamente al sector público», y que para ello se está generando un intercambio de información con los distintos actores involucrados, «para favorecer el acceso a la salud en un momento crítico».

Vizzotti detalló que «se está trabajando con todas las jurisdicciones y áreas del sector privado, con PAMI y con la Superintendencia de Servicios de Salud, no solo para generar acciones preventivas, sino para fortalecer el acceso a la salud cuando el financiamiento del sistema de salud está en un momento crítico».

La misma postura tomó Daniel Gollan, quien aseguró que la idea es «establecer una lista de problemas y ver cuáles se pueden resolver coordinadamente», al tiempo que destacó que no se trata «de enfrentar a nadie contra nadie». «La pandemia nos puso en esta situación de tener que discutir esto», dijo el ministro.

Vale recordar que, en diciembre pasado, Cristina Fernández de Kirchner había planteado la posibilidad de avanzar en esa línea. «Tenemos que ir a un sistema nacional integrado de salud entre lo público, lo privado y las obras sociales que optimice recursos», había dicho. Este lunes lo reiteró. «Díganme: ¿hoy no está integrado acaso a las patadas porque lo impuso la realidad integrando a todos los sistemas porque las prepagas no saben dónde colocar la gente porque no tienen, van a lo público y de lo público van a lo privado?», preguntó.

El discurso de la vicepresidenta estuvo orientado a disputar los sentidos en torno a la libertad del pensamiento neoliberal y sus operadores mediáticos y políticos. De esa forma, logró ligar la idea de libertad con las de salud colectiva, universalización del acceso a las vacunas, cuidados solidarios y recuperación de la felicidad popular.

Con ese horizonte político, desde el Instituto Patria vienen analizando posibilidades en torno a la integración de los subsectores sanitarios. El área de Salud elaboró un documento que se difundió a principios de este año donde se proponía «la creación del Sistema Nacional Integrado de Salud Argentino (SNISA)».

El mismo fue presentado como «un sistema mixto con centralidad en el subsector público, de carácter federal, pero fortalecido y articulado en una red nacional, con municipios crecientemente involucrados en la construcción de un primer nivel con capacidad resolutiva, Provincias coordinando servicios e infraestructura de complejidad creciente y una fuerte intersectorialidad orientada a la promoción; estableciendo una alianza estratégica con el mundo del trabajo y de la seguridad social, con mecanismos de regulación ágiles y transparentes para el subsector privado y con un Ministerio de Salud a nivel nacional que ejerza rectoría, construya soberanía sanitaria y cuente con instrumentos que garanticen el derecho a la salud y la equidad global del sistema en todo el territorio nacional».