El presidente Alberto Fernández y su par de la Federación Rusa, Vladímir Putin, oficializaron esta tarde el inicio de la producción en la Argentina de la vacuna Sputnik V por parte de Laboratorios Richmond. El mandatario argentino confirmó que el próximo domingo un avión partirá de Moscú hacia la Argentina trayendo el principio activo para que empiece la producción en el país.

«Estamos muy conformes con los logros que hemos alcanzado con esa vacuna, porque millones de argentinos han visto preservar su vida gracias al desarrollo científico de Rusia, en el que siempre confiamos», destacó Fernández.

Por su parte, Putin afirmó que la Sputnik V «es una de las vacunas más eficaces del mundo, con un 97,6 %». Y agregó: «Podemos hacer esto posible a través del diálogo y la cooperación a nivel global».

También participaron de la videollamada el CEO del Fondo Ruso de Inversión Directa, Kirill Dmitriev, y el presidente de Laboratorios Richmond, Marcelo Figueiras.

Fernández resaltó el vínculo construido entre ambos países. «Argentina ha sido el primer país en América Latina en aprobar la Sputnik V y el segundo en el mundo», afirmó. «Rusia es un país que ha sabido desarrollar la investigación, la ciencia y la tecnología, y siempre tuvimos confianza en esa capacidad para el desarrollo de una vacuna tan importante y que tanto esperaba el mundo», expresó.

A su vez, remarcó que el vuelo que partirá de la Federación Rusa traerá también vacunas para Paraguay, y recordó que «del mismo modo en su momento trajimos para Bolivia, así como intentamos acercar a México y Rusia para lograr un acuerdo para que la vacuna de Gamaleya llegue también al pueblo mexicano».

El jefe de Estado ruso, en tanto, celebró «haber llegado a acuerdos para la producción de la Sputnik V en más de una docena de países en el mundo, lo que hará posible tener durante este año a millones de personas vacunadas». Dijo también que han tenido un «camino muy difícil» en el proceso de producción y distribución de la vacuna y remarcó la necesidad de «dejar aparte las discrepancias políticas cuando hablamos de la salud de las personas».

El gobierno informó que Argentina importará el antígeno para fabricar ambos componentes de la Sputnik V y realizará en la planta de Laboratorios Richmond, ubicada en el partido bonaerense de Pilar, su formulación, filtrado y envasado, con el fin de fortalecer el Plan Estratégico de Vacunación que despliega el gobierno nacional en todo el país y ampliar su acceso en América Latina.

La primera dosis de la vacuna Sputnik V tiene una efectividad del 78,6 % para evitar casos de covid-19, del 84,7 % para evitar las muertes y del 87,6 % para reducir hospitalizaciones en personas de 60 a 79 años. Así lo indicó una investigación realizada por Provincia de Buenos Aires (la primera de este tipo fuera de Rusia) que demuestra el impacto del fármaco en la vida real.