Por primera vez fuera de Rusia, una investigación realizada por Provincia de Buenos Aires demuestra el impacto en la vida real de la primera dosis de la vacuna Sputnik V. El estudio indica una efectividad del 78,6 % para evitar casos de covid-19, del 84,7 % para evitar las muertes y del 87,6 % para reducir hospitalizaciones en personas de 60 a 79 años.

«Estos resultados apoyan la estrategia de diferir las segundas dosis, con la garantía de tener estos altos porcentajes de efectividad que demuestran la capacidad de la vacuna para proteger a la población con esa primera dosis», indicó el Ministerio de Salud.

El gobierno de Axel Kicillof apunta a fortalecer los esquemas de primeras dosis para alcanzar un número mayor de personas vacunadas a corto plazo, mientras prosigue la segunda ola y se avecina el invierno.

El Ministerio de Salud realizó un monitoreo de la campaña de vacunación en el AMBA, sobre un total de 186.581 personas entre 60 y 79 años. El objetivo principal fue comparar la proporción de infecciones confirmadas, hospitalizaciones y muertes por covid-19 en vacunados y no vacunados, luego de los veintiún días y hasta los cuarenta días desde la fecha de vacunación o fecha de inicio de seguimiento.

Fueron incluidas las personas vacunadas desde el 29 diciembre de 2020 hasta el 21 de marzo de 2021, que no habían recibido su segunda dosis de Sputnik V y con al menos cuarenta días de seguimiento. 

El análisis se realizó en la población de entre 60 y 79 años por ser el grupo priorizado en la campaña debido a su mayor riesgo de desarrollar formas graves de la enfermedad, internaciones y muerte por covid-19. La población de 80 años o mayor fue excluida dado que a la fecha de corte ya presentaba una cobertura de vacunación superior al 95 %, lo que dejaba un número insuficiente de personas inscriptas no vacunadas para efectuar comparaciones.

Los resultados tienen relación directa con los datos oficiales publicados en Rusia, que confirmaron la eficacia del 79,4 % del primer componente de la vacuna y que desencadenaron el desarrollo del esquema de una sola dosis registrado como Sputnik light en Rusia y otros países.

Las investigaciones realizadas en ensayos clínicos de fase 3 mostraban que la Sputnik V tiene una eficacia del 91,4 % con esquema completo de dos dosis.

Por otro lado, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, informó hoy que el Instituto Gamaleya de Rusia aprobó los resultados del control de calidad de los componentes producidos en el laboratorio nacional Richmond, con lo cual Argentina será «parte de la cadena de producción» de la vacuna rusa.