La presentación de la rendición de cuentas de 2020 por parte de la gestión del intendente de La Plata, Julio Garro, generó fuertes críticas del bloque local de concejales del Frente de Todos, que apuntó contra las graves subejecuciones presupuestarias en áreas que fueron cruciales durante la crisis por la pandemia. Sectores clave de la comuna como Salud, Desarrollo Social y Producción fueron algunos de los que sufrieron la falta de utilización de fondos.

Entre los casi 13.500 millones de pesos de presupuesto pautado previo a la pandemia y una baja en la recaudación de más del 10 % como producto de la crisis ocurrida ante la explosión de la covid-19, los números manejados por la gestión de Garro fueron debatidos esta semana en la Comisión de Hacienda, tras un estudio a contrarreloj de los expedientes. La rendición entregada recibió varios pedidos de explicaciones por parte de la oposición local.

La falta de transparencia para hacer un seguimiento de los movimientos del presupuesto a lo largo del año –como se hace en otros distritos– complicó aún más el balance de cuentas que, según señalan varios concejales, sufrió varias subejecuciones y dejó a la deriva varias áreas municipales.

«Comparto la indignación de encontrar la subejecución de 100 millones de pesos en el programa de seguridad alimentaria. En un contexto de fuerte reclamo de los comités de crisis, que sólo recibían un pollo por olla», fue la postura expresada por la concejal Yanina Lamberti, del Frente de Todos, durante la evaluación que el bloque comenzó a realizar el pasado domingo.

En conversación con Contexto, Lamberti puntualizó los principales cuestionamientos al balance del Municipio, en el marco de un año de extrema excepcionalidad, con marcados altibajos en términos económicos, sanitarios, laborales y sociales.

«Cuando uno mira el desagregado de las secretarías, si bien hubo una menor recaudación, los fondos deberían haber sido destinados a sectores clave como Salud, Desarrollo Social, Producción, secretarías relevantes para poder paliar la crisis, y sacarle a otras que quizás no son de tanta importancia por su rol», expresó Lamberti. Fue justamente en estas secretarías donde hubo subejecuciones, al tiempo que hubo sobreejecuciones en sectores que, a criterio de la oposición, no resultaron de vital importancia en el contexto de la pandemia.

Tal fue el caso de la Secretaría de Economía, que obtuvo un incremento respecto del presupuesto de 221 millones de pesos. También en la Secretaría Privada, con un incremento de 24 millones de pesos. «Para que haya una idea, la partida alimentaria más grande que hubo en 2020 durante la crisis fue de 20 millones de pesos, por una sola vez, por fondos nacionales. La partida alimentaria más grande fue menor al aumento de esa secretaría», señaló la edil del Frente de Todos. Otro de los sectores sobreejecutados fue la Secretaría de Legal y Técnica, con 51 millones de pesos extra.

Por otro lado, aparecen las áreas «perdedoras» en el balance del presupuesto, donde figuran las de mayor delicadeza en un contexto de emergencia que demandó políticas públicas urgentes.

Allí se observa, por caso, la Secretaría de Desarrollo Social, de la que depende el programa de Seguridad Alimentaria, compuesto de fondos municipales y aportes de Provincia. En este programa, de los fondos comunales se ejecutaron 53 millones de pesos menos. De lo aportado por Provincia, en tanto, se ejecutó solo el 50 % de un total de 180 millones de pesos.

Cultura y Educación, por su parte, quedó con casi 300 millones de pesos que no fueron ejecutados. Dentro de esa área está el Servicio Alimentario Escolar –con fondos duplicado por Provincia durante 2020– y el Fondo Educativo, que quedó con 200 millones de pesos sin utilizar.

Sin dudas, una de las áreas de mayor impacto por su subejecución es la Secretaría de Salud. Hacia 2019 aun no contaba con el servicio del SAME, que todavía dependía de Coordinación. Al trasladarse a Salud, se llevó consigo el fondo propio, factor que la Comuna presentó como un aumento. Pasado en limpio, en Salud quedaron sin utilizar unos 90 millones de pesos. Dentro de esos fondos sin ejecutar, uno de los programas más afectados fue el de producción pública de medicamentos.

Cabe recordar que varios de los ejes de discusión con la gestión platense durante 2020, en el momento más álgido de la primera ola de covid, fue la falta de atención en el servicio alimentario de comedores y merenderos, como también en Centros de Atención Primaria o en el laboratorio municipal –dedicado, entre otras actividades, a la elaboración de alcohol en gel–.

A su vez, fue cuestionada también en su momento la falta de discusión del proyecto del Frente de Todos para crear una caja específica de fondos de emergencia, para destinar a problemáticas de primer orden.

Otro de los puntos destacados por Lamberti fue el incremento de fondos otorgados desde Provincia, centrales en 2020. «El presupuesto tiene fondos municipales, nacionales y provinciales. Hay fondos de libre disponibilidad y otros afectados, es decir, que solo pueden ser utilizados con un solo fin. Provincia aumentó en más de 500 millones de pesos para fondos afectados. Eso es un aumento del 148 %», expresó la concejal. Estos fondos fueron, de manera central, para la lucha contra la covid-19, fondo alimentario escolar, salud, entre otros.

Mientras tanto, desde el Frente de Todos emitieron hoy un despacho de minoría donde ratificaron su rechazo a la rendición presentada por la gestión de Julio Garro.