En un hecho histórico, la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) le permitirá jubilarse a 155.000 mujeres este año y a otras 30.000 el próximo en el marco del Programa Integral de Reconocimiento de Períodos de Servicio por Tareas de Cuidado.

Este nuevo programa beneficiará a mujeres de más de sesenta años de edad que no cuenten con los aportes requeridos, reconociendo con fines jubilatorios un año por «hijo e hija para mujeres y personas gestantes con hijos nacidos vivos o adoptados siendo menores de edad», según detallaron desde Télam.

Asimismo, el programa computará dos años adicionales a las titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH), y el niño o niña que haya percibido este derecho por lo menos durante doce meses.

Otro de los puntos de la iniciativa es que a las trabajadoras registradas que hayan pedido licencias por maternidad y por excedencia se les reconocerá tal plazo con fines jubilatorios.

Según estima ANSES, son unas 300.000 mujeres de entre 59 y 64 años las que no cumplen con los treinta años de aportes. Desde el organismo previsional destacaron que «uno de los factores principales que explican esta situación es que, a lo largo de la vida, el mercado de trabajo formal genera más dificultades para insertarse a las mujeres que a los varones».

En ese sentido, resaltaron que «con esta decisión, el Gobierno ampliará la cobertura de la seguridad social, reconociendo derechos y acompañando a cada una y cada uno de los argentinos, sobre todo a quienes más lo necesitan».

«Es también una reivindicación de una de las luchas históricas del movimiento de mujeres», sostuvieron desde ANSES.

El Gobierno nacional ya había puesto en su agenda el reconocimiento de las tareas de cuidado mediante la creación de la Dirección Nacional de Cuidados Integrales dentro del Ministerio de Desarrollo Social. También a fines de 2020, la ministra de Mujeres, Políticas de Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, convocó a una comisión de especialistas destinada a elaborar un proyecto de ley para crear un sistema integral de cuidados. La iniciativa en la que se encuentra trabajando dicha comisión tiene por objetivo no solo garantizar los servicios de cuidado para la primera infancia, personas mayores y con discapacidad, sino fundamentalmente reconocer estas tareas como trabajo, con una justa división del mismo y bajo políticas de protección social.

Hace unos días, la Dirección de Economía, Igualdad y Género del Ministerio de Economía publicó un informe, que elaboró junto con Unicef, sobre el impacto de la pandemia en las mujeres a cargo de niños, niñas y adolescentes. El documento da cuenta de que «son las más afectadas por la crisis: enfrentan una peor inserción en el mercado laboral (mayores niveles de informalidad, mayor inestabilidad, salarios más bajos) a la vez que experimentan una pobreza de tiempo profundizada por la pandemia».

«Como consecuencia de esto, cae su tasa de participación económica y aumenta su desempleo, lo cual incrementa los niveles de pobreza e indigencia en sus hogares», subraya el informe.

Por otro lado, destaca que, si bien durante el tercer trimestre de 2020 se observaron algunos repuntes económicos, «la recuperación de las mujeres es más lenta». En ese sentido, explica que aquellas que «están a cargo de hogares con niños, niñas y adolescentes son quienes enfrentan los mayores obstáculos para reincorporarse a la vida laboral y mantener sus puestos o buscar un nuevo empleo».