Previo a la reunión con el presidente Alberto Fernández, el mandatario provincial Axel Kicillof dispuso un encuentro con jefas y jefes comunales para analizar la situación sanitaria del territorio bonaerense de cara a las nuevas medidas. «Nuestro objetivo tiene que ser reducir los contagios mientras avanzamos con la campaña de vacunación», manifestó el gobernador.

Tras una semana de récord de contagios, alcanzando hoy 14.709 nuevos casos, Kicillof se reunió con las y los intendentes para definir las estrategias a seguir en la contención de la pandemia.

Acompañaron al gobernador el jefe de Gabinete, Carlos Bianco; la ministra de Gobierno, Teresa García; el ministro de Salud, Daniel Gollan, y el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak, en tanto que por videoconferencia participaron la vicegobernadora Verónica Magario y la directora general de Cultura y Educación, Agustina Vila.

Kicillof manifestó la necesidad de continuar con «las políticas de cuidado» para reducir la circulación del virus, y destacó que «medidas que se adoptaron oportunamente nos permitieron poner un freno a los contagios cuando la dinámica de crecimiento de los casos era exponencial». Sin embargo, advirtió que «los recaudos que hemos tomado hasta aquí no son suficientes, porque estamos ante mutaciones del virus que son más contagiosas».

En el análisis epidemiológico, el gobernador mostró su preocupación no solo por el Área Metropolitana de Buenos Aires, donde las políticas de cuidado serán más estrictas, sino también en el interior bonaerense, donde se han ido incrementando los contagios. «Vamos a seguir trabajando con el sistema de fases, que cuenta con elementos que nos permiten anticiparnos y cumplir con el criterio de disminuir la circulación cuando aumentan los contagios», adelantó.

En este marco, les pidió a los intendentes que apelen a la responsabilidad social y refuercen los controles para el cumplimiento de las medidas dispuestas mientras se avanza con el plan de vacunación. «Ya hemos cumplido el primer hito e inmunizado a más de tres millones y medio de bonaerenses», destacó.

«Tenemos que trabajar juntos para profundizar la inscripción y que no haya ningún vecino o vecina de la provincia mayor de sesenta años o de cuarenta años con enfermedades preexistentes que no se haya registrado para recibir la vacuna», dijo, y agregó: «Con la llegada de más dosis vamos a estar en condiciones pronto de acelerar la vacunación de todos los grupos de riesgo y trabajadores de actividades esenciales».

Por su parte, Gollan advirtió que «todos debemos tomar conciencia de que el virus es ahora mucho más contagioso y de que eso nos obliga a tomar nuevas medidas». «El cambio de perfil de la enfermedad trae nuevos problemas, a lo que tenemos que sumar que el personal de salud, si bien está inmunizado, se encuentra exhausto», apuntó, en tanto que destacó que «las vacunas están demostrando ser efectivas».

«Gracias al plan de vacunación que está en marcha y a la efectividad de las vacunas, observamos que ha bajado la letalidad del virus: este es el momento para hacer un esfuerzo y profundizar los cuidados», coincidió Kreplak.

Asimismo, Kicillof no dejó pasar la oportunidad y apuntó contra las jurisdicciones que no cumplen las medidas dispuestas por el Ejecutivo nacional. «En la provincia de Buenos Aires se respetan las leyes y se acompañan las políticas sanitarias necesarias para hacer frente a situaciones de emergencia», explicó, y concluyó: «Hemos triplicado las camas de terapia intensiva, pero no podemos conformarnos con eso: estamos en el peor momento de la pandemia, nuestro objetivo tiene que ser reducir los contagios mientras avanzamos con la campaña de vacunación».

La intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, celebró el diálogo con Kicillof para analizar las medidas a implementar para frenar el pico de contagios de los últimos días. «Sabemos el esfuerzo que esto implica, pero tenemos que ser conscientes que está en juego la salud y la vida de nuestra comunidad», sostuvo.

«Mientras avanza la campaña de vacunación, tenemos que seguir extremando los cuidados. La pandemia exige la responsabilidad de todos y todas», coincidió la intendenta de Cañuelas, Marisa Fassi.

«Acompañamos a nuestro gobernador para seguir cuidando la salud de la gente. Que nadie desvíe el problema central, que es la salud», manifestó por su parte Carlos Ferraris, jefe comunal de Alem.

En la misma línea, el intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta, manifestó que «la prioridad es cuidar la salud y el sistema sanitario mientras avanzamos con la campaña de vacunación».